Twitter ha logrado, por primera vez desde hace tiempo, superar las previsiones de los inversores en sus resultados trimestrales. Estos no son buenos, pero sí dejan abierta una pequeña puerta para el optimismo si la compañía logra seguir explotando todas sus posibilidades.

La empresa fundada y dirigida por Jack Dorsey ingresó 616 millones de dólares, 564 millones de euros, en el tercer trimestre de su ejercicio fiscal 2016. De ese total, 545 millones de dólares, o 499 millones de euros, fueron ingresos procedentes de la publicidad dentro de la red social. El resto, 71 millones de dólares, procede de licencias y otros conceptos.

Los ingresos han subido un 8% respecto al mismo periodo del año pasado, gracias a un crecimiento del 26% en la explotación de licencias y otros conceptos.

Pese al aumento de los ingresos, Twitter sigue perdiendo dinero. Sólo en los últimos tres meses se ha dejado 102 millones de dólares, 93 millones de euros, una cifra que sin embargo es una mejora respecto a los casi 120 millones de euros que perdió en el mismo periodo del ejercicio 2015.

Las acciones de Twitter, que han sufrido un notable castigo a lo largo de 2016, abrieron la jornada con sólidos avances, que llegaron a rondar el 5%. Este impulso se fue moderando posteriormente, frenado por el mal tono del sector tecnológico en Wall Street.

Peso internacional

Los usuarios de fuera de las fronteras estadounidenses tienen una importancia determinante para las cuentas de Twitter, es ahí donde está la ligera mejora en los resultados de este trimestre. Los ingresos procedentes de Estados Unidos alcanzan los 374 millones de dólares, 342 millones de euros, y apenas suben un 1% respecto al trimestre anterior. Sin embargo, los ingresos internacionales se han disparado un 21% hasta los 242 millones de dólares, 221 millones de euros.

De la misma manera, la responsabilidad del aumento de los usuarios mensuales activos que ha experimentado Twitter hay que buscarla fuera de su país de origen. La red social de los trinos tiene 317 millones de usuarios activos cada mes, cuatro millones más que en el segundo trimestre del año 2016. De esos cuatro millones de nuevos usuarios, tres millones proceden de más allá de Estados Unidos mientras que solamente un millón de usuarios son locales.

En el tercer trimestre de su ejercicio fiscal Twitter tuvo 250 millones usuarios mensuales activos a nivel internacional y 67 millones con bandera americana.

Continúan las pérdidas

Pese a que sí ha conseguido superar las previsiones de los inversores, que tampoco fueron especialmente optimistas, Twitter sigue perdiendo dinero. Bastante dinero. En los nueve primeros meses del año 2016 la empresa de Dorsey ha ingresado 1.812 millones de dólares, 1.659 millones de euros, pero ha perdido 290 millones de dólares, o 265 millones de euros en rojo.

Las cifras, una vez más, sí mejoran al año anterior. Hasta septiembre del año 2015 Twitter había ingresado 1.507 millones de dólares, 1.380 millones de euros, y el agujero en sus cuentas alcanzaba los 430 millones de dólares, o 394 millones de euros.

Ante esta situación, Twitter ha anunciado una reestructuración que afectará al 9% de su plantilla, lo que supondrá la salida de unos 35o empleados del área comercial. «Estamos realizando los cambios necesarios para posicionar Twitter de cara al crecimiento a largo plazo», ha comentado al respecto el consejero delegado de la red social, Jack Dorsey.

Además, la red social ha decidido cerrar la aplicación de vídeos en bucle Vine en el marco de su nueva estrategia, que pasa por centrarse en sus negocios clave con el objetivo de volver a la rentabilidad en 2017. «En los próximos meses vamos a suspender la aplicación móvil», indicaron Twitter y Vine en un comunicado conjunto, en el que añadieron que los usuarios de la aplicación podrán descargar los vídeos que compartieron en la aplicación.

Vías de ingresos

Twitter sigue dependiendo enormemente de la publicidad, algo que por definición va a seguir siendo así. El 90% de lo ingresado por publicidad llegaba por los anuncios puestos en la aplicación para dispositivos móviles,

Para intentar reducir esa dependencia Twitter lleva mucho tiempo buscando nuevos modos por los que captar anunciantes más allá de los clásicos trinos patrocinados dentro del timeline de los usuarios. El vídeo en directo es la que está concentrando más esfuerzos dentro de la compañía. Twitter ya emitió en directo, con la posibilidad de comentarlo, el último debate de los aspirantes a la Casa Blanca, el republicano Donald Trump y la demócrata Hillary Clinton.

El segundo y el tercer debate fueron seguidos por 3,3 millones de usuarios cada uno. El segundo de ellos, que se celebró en la ciudad de Saint Louis el pasado 9 de octubre, alcanzó la cifra récord de 16 millones de tuits relacionados con las acusaciones que intercambiaron ambos candidatos.

La red social ha redoblado sus esfuerzos después del éxito que ha tenido su asociación con la NFL, la liga norteamericana de fútbol americano. Twitter emitirá todos los partidos de los jueves por la noche, en horario de prime time, hasta la décima jornada. La audiencia de estos choques ha superado los tres millones de usuarios en la mayoría de los casos, un aumento del 28% respecto a los 2,3 millones con los que debutó esta opción.

A pesar de las cifras mejores de lo esperado, los analistas reiteraban este jueves sus dudas sobre el futuro de la compañía, aquejada por una persistente desaceleración de los ingresos y por la pérdida de terreno frente a sus competidores, que le hace aparecer como un actor débil en el universo de las redes sociales. Algunos expertos, incluso, mostraron sus dudas sobre la conveniencia de manter un consejero delegado a tiempo parcial (Dorsey es también consejero delegado de Square).

Los analistas de Morgan Stanley auguraban recientemente que esa pérdida de pujanza de Twitter en el sector podría traducirse en la huída de los publicistas hacia otras plataformas con «mayor alcance, menores precios efectivos y un enfoque objetivo superior».