En los tres últimos meses los españoles nos hemos jugado 2.579 millones de euros en internet. La cantidad, además de ser multimillonaria, es un 24% superior a la del mismo periodo del año pasado. Sólo en el último trimestre, cada español ha dedicado más de 28 millones de euros al juego en la red.

España es un país de juego. Desde que el Ejecutivo socialista de José Luis Rodríguez Zapatero aprobara la llamada Ley del Juego en los estertores de su mandato, las cifras totales han mantenido una progresión importante. Está por ver si hay algún cambio en el regulador, la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ), pues depende directamente de la cartera de Hacienda y este Ministerio puede sufrir cambios en su estructura en esta legislatura.

De momento, los datos indican un ligero enfriamiento que responde a la estacionalidad. El tercer trimestre del año, que comprende los meses entre julio y septiembre, es el que menos consumo tiene por motivos obvios: parón en la mayoría de competiciones deportivas y menos tiempo en casa delante del ordenador.

Aun así las cifras son potentes, pues en el mencionado trimestre los españoles hemos jugado 2.579 millones online, un 5,5% menos que los 2.731 millones del segundo trimestre del año en curso. Los depósitos han ascendido hasta los 282 millones de euros, frente a los 289 del trimestre anterior, mientras que las retiradas han bajado hasta los 187 millones de euros desde los 200 millones del periodo comprendido entre abril y junio.

En términos interanuales la mejora sí es notable. La cantidad jugada ha crecido un 24% desde los 2.081 millones de euros, mientras que los depósitos se han disparado un 38% y las retiradas han repuntado un 48%.

Toda esta mejora respecto al año pasado viene motivada por el fuerte incremento del número de usuarios. En el tercer trimestre de 2015 había 346.200 usuarios activos cada mes, mientras que en este trimestre la cifra ha crecido un 89% hasta los 657.180 mensuales.

Dominan las apuestas

Las apuestas online son, una vez más, las más populares pese a que su dominio, hace tiempo aplastante, se ha reducido un poco.

Sólo en el tercer trimestre de 2016 los españoles dedicamos 1.153 millones de euros a las apuestas en la red, casi un 15% menos respecto a los 1.350 millones de euros del segundo trimestre. El crecimiento en las cifras es notable, de nuevo, si lo comparamos con el tercer trimestre del año 2015 cuando los españoles invirtieron 969 millones de euros.

Este descenso hay que buscarlo, una vez más, en la estacionalidad pues las competiciones de fútbol domésticas y continentales ya no estaban en disputa. Los Juegos Olímpicos y la Eurocopa, pese a ser eventos importantes, no logran mantener el tipo en cuanto a volumen de apuestas. Tampoco ayudó el discreto papel que realizó el combinado español, eliminado en una temprana fase de la competición.

Dentro de ellas, las más populares son las apuestas de contrapartida en vivo, responsables de 809 millones de euros gracias a un fuerte repunte del 74%.

Un duro rival

El tradicional dominio de las apuestas está en peligro gracias al fuerte repunte de los casinos en la red, que han generado 1.031 millones de euros frente a los 986 millones de euros del segundo trimestre de este año. Respecto a hace 12 meses, los números han aumentado casi un 52% desde los 679 millones de euros.

Obviamente, los casinos ofrecen una gran variedad de modalidades de juego, por lo que pueden alcanzar a más usuarios. Dentro de esas opciones, la más popular es la ruleta, en la que los españoles se jugaron 488 millones de euros durante los últimos tres meses.

El blackjack y las máquinas de azar también han aumentado sus cifras hasta los 191 y los 352 millones de euros, respectivamente.

El póker, en descenso

Parece que la burbuja del póker sigue estallando, según los datos que publica el regulador español del juego. Hace unos pocos años, justo después de que entrara en vigor la actual legislación, el naipe vivió un verdadero auge.

Programas de televisión, premios astronómicos, cifras multimillonarias… Desde entonces, el cierre de muchas salas online ha provocado un escenario casi monopolístico en el que sólo ha sido capaz de sobrevivir PokerStars, no sin antes fagocitar incluso a su mayor competidor, Full Tilt Poker.

El póker online generó 376,74 millones de euros en el periodo de tiempo estudiado, una cifra prácticamente similar a los 376,30 del segundo trimestre del año actual. En términos interanuales, el póker es la única modalidad en negativo, merced a un descenso del 9,3% desde los 415,7 millones de euros.

Lo más probable es que esta variante no remonte. La única posibilidad que tiene el póker para volver a gozar del protagonismo de antaño es que el Gobierno logre implantar el mercado de liquidez compartida con Francia y con Italia, pues de momento los jugadores españoles sólo pueden jugar entre ellos debido a la regulación.