El escenario de la televisión en streaming en España tiene, desde este lunes, un nuevo actor protagonista: HBO Go. La prestigiosa marca, que forma parte del conglomerado del gigante audiovisual Time Warner, acaba de desembarcar en nuestro país para comenzar la batalla contra Netflix y Movistar+ por un mercado que empieza a estar muy atomizado.

HBO Go contará, eso sí, con una ventaja excepcional que, además, es uno de los talones de Aquiles de Netflix: tendrá todo su arsenal de series disponible desde el primer día. HBO ya ofrece todas las temporadas de su producto estrella, Juego de Tronos, pese a que la serie se estaba emitiendo en exclusiva hasta ahora en Movistar+.

La plataforma de Telefónica continuará programando las aventuras de los Lannister y los Stark, pero tendrá que compartir sus emisiones con HBO Go. De esta manera evitan el gran problema de Netflix: no puede contar con sus dos series más potentes, como son House of Cards y Orange is the New Black, porque vendieron los derechos en España en exclusiva a Movistar.

De ahí que en la plataforma online de Netflix sólo se puedan ver temporadas antiguas de estos dos productos, con lo que eso significa a la hora de conseguir arrancarle usuarios a Movistar.

La empresa española queda ahora en una situación muy complicada. No sólo debe hacer frente a un nuevo competidor, si no que este tiene además las armas que hasta ahora evitaban el trasvase masivo a otras plataformas. Movistar tendrá ahora que cambiar su política de precios y de permanencia para adaptarse a un ecosistema que está cambiando a pasos agigantados.

Oferta habitual

HBO Go llega a España con el modelo que han adaptado prácticamente todas las plataformas de contenidos en streaming. Se podrá ver en varios dispositivos y el paquete básico costará 7,99 euros al mes sin permanencia. HBO estará incluido en la televisión de Vodafone, gracias al acuerdo que rubricaron ambas compañías, y tendrá más de 3.000 capítulos disponibles para sus usuarios.

Por supuesto, tendrá a disposición de cualquiera sus grandes éxitos actuales, con el fenómeno Juego de Tronos acompañado por la aclamada Westworld, además de los títulos que todos los serieadictos han visto alguna vez, como Los Soprano, The Wire o True Detective.

Además, HBO tendrá series de otras cadenas norteamericanas, como es el caso de The Big Bang Theory, que se emite en la CBS, o de Mad Men, que durante años se podía ver en AMC.

Cifras discretas

A principios de este mismo año el consejero delegado de HBO, Richard Plepler, reconoció que las cifras de suscriptores no estaban creciendo como esperaban los analistas. The Wall Street Journal afirmaba que, ocho meses después de su creación, las estimaciones apuntaban a que la plataforma debía contar con entre uno y dos millones de usuarios que pagaran su cuota mensual.

Sin embargo, Plepler reconoció que la cifra era de apenas 800.000 suscriptores, si bien no se mostró demasiado preocupado. «Nuestro negocio consiste en crear adictos», dijo en una entrevista con Vanity Fair. Lo cierto es que para cuando esas cifras se hicieron públicas el servicio en streaming no estaba aún disponible para todas las plataformas.

Los últimos resultados de Time Warner sí dictaban que la sección de televisión por cable, en la que básicamente están HBO y Turner (responsable de canales como TNT), presentaba unas cifras ligeramente superiores a las que habían apuntado los analistas.

De momento, lo único que está claro es que el ecosistema español de series es cada vez más complejo y está muy poblado. Ahora, para destacar y llevarte unos usuarios que se caracterizan por su volatilidad, habrá que dar un verdadero puñetazo en la mesa.

En cualquier caso, la fortaleza de HBO y Netflix es también su debilidad: fidelizar a unos suscriptores que, en cualquier momento y sin previo aviso, pueden darse de baja unos meses para volver tiempo después es un reto mayúsculo al que hacer frente.