Google acaba de poner su primera piedra en Cuba. El deshielo que inició el todavía presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en el año 2014 se materializó con la llega a la isla de Google Chrome, Google Play y Google Analytics, tres de los servicios más populares del gigante californiano.

Ahora, en los estertores del mandato de Obama, y con la amenaza al proceso de apertura de Cuba que supone la llegada de Trump a la Casa Blanca, Google ha dado un paso más en su relación con la isla. El demócrata ha sido el gran impulsor del deshielo, y a buen seguro que la firma de Larry Page y Eric Smichdt ha preferido acelerar este acuerdo antes de que el presidente electo tenga la capacidad de influir en él.

Gracias a un acuerdo con la Empresa Nacional de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa), Google instalará una estación de datos que hará que los internautas cubanos puedan disfrutar de los servicios de la compañía con mucha más velocidad de descarga. Esta mejora sólo afectará, eso sí, al bajo porcentaje de habitantes de la isla que tienen acceso a los servicios de Google.

«Los cubanos que ya tienen acceso a internet verán una mejora en la calidad de descarga de las páginas y los servicios», ha dicho la compañía en un comunicado hecho público este martes. Los principales afectados por esta medida serán los usuarios de Gmail o YouTube.

Esta estación de almacenamiento de datos permitirá que la conexión vaya hasta 10 veces más rápido, ya que hasta ahora la transmisión de los mismos tenía que hacerse a través de Venezuela para llegar hasta las instalaciones de Google.

El principal emplazamiento de almacenamiento de datos de la compañía, situado en suelo estadounidense, aún no estará conectado directamente con Cuba, pero de momento los habitantes de la isla podrán servirse de algo similar en su propio territorio.

Fuerte retraso

El acceso a internet es realmente complicado en Cuba, tanto a nivel tecnológico como a nivel económico. El acceso a la Red es caro para un país con un nivel de salarios realmente bajo. De ahí que las cifras de usuarios de internet sean muy pobres, si bien han ido incrementándose en los últimos año gracias a los esfuerzos que han realizado las autoridades cubanas.

Actualmente hay un 31% de personas en Cuba con acceso a internet. El porcentaje es aún muy bajo, pero ha mejorado respecto al 16% del año 2011. En cuanto al acceso a banda ancha fija, que es básicamente la conexión a internet a través de un modem o fibra óptica, el porcentaje es ínfimo: sólo el 0,07% de los cubanos tiene esta posibilidad, de acuerdo a los datos publicados por el Banco Mundial. Otro problema en la isla es el número de servidores seguros, pues las investigaciones realizadas por la entidad mundial dicen que apenas hay 0,5 por cada millón de habitantes.

Por comparar los datos, España tiene un 79% de habitantes con acceso a internet, mientras que cuenta con 362 servidores seguros por cada millón de habitantes. Además, casi el 29% de la población tiene acceso a la Red mediante una conexión de banda ancha fija.