Pobres resultados, recorte de producción, bajas ventas… Todo lo que rodea a Apple se acaba magnificando, no en vano es la mayor empresa cotizada de todo el mundo. La supuesta crisis que atraviesa el fabricante de iPhone ya la quisieran otros.

El último informe publicado por Flurry Insights, que forma parte del entramado de Yahoo, afirma que el 44% de todos los smartphones activados en navidades llevaban una manzanita en el reverso.

Esto quiere decir que casi uno de cada dos teléfonos que se han vendido en esta época de regalos era un iPhone. El segundo fabricante más popular, la firma coreana Samsung, se queda con un 21% a mucha distancia de sus competidores estadounidenses. Lejos del duopolio de estos gigantes quedan Huawei o LG, que están en tercera y cuarta posición con porcentajes que apenas rozan el 3%.

Los datos del informe de Flurry Insights, que señalan que el iPhone sigue estando en muchas listas de regalos navideños, se contraponen con los últimos recortes que ha realizado Apple en la producción de la séptima generación de su smartphone, según publica Nikkei.

La compañía californiana ha pedido a sus proveedores que recorten en un 10% las cantidades de producción de cara al primer trimestre del año 2017. No es la primera vez que Apple hace algo así, pues ya tuvo que tomar una decisión similar con el iPhone 6.

Esta circunstancia, sin embargo, no significa necesariamente que las ventas del nuevo modelo creado por las tropas de Tim Cook sea un fracaso.

En el tercer trimestre del ejercicio fiscal del año 2016 Apple vendió 40,3 millones de iPhone en todo el mundo. Tres meses más tarde, en el periodo que cerraba el año pasado, la cifra de unidades del dispositivo vendidas en todo el mundo creció hasta los 45,5 millones. Es cierto que los números no alcanzan los 48 millones de unidades vendidas en el cuarto trimestre del año 2015, pero sí muestran una evolución.

Evolución bursátil

Esa supuesta crisis de Apple no está afectando a la marcha de sus títulos en Wall Street. Con una capitalización de 617.588 millones de dólares, más de 594.000 millones de euros, la compañía sigue aumentado su ventaja como la mayor empresa cotizada de todo el mundo. En el año 2016 se apuntó una subida por encima del 12%, por lo que debutará este martes en la bolsa neoyorquina desde los 115,82 dólares por acción.

La semana del lanzamiento del iPhone 7 a comienzos del mes de septiembre marcó el punto de inflexión para la compañía dirigida por Tim Cook, que hasta entonces llevaba una primera mitad de año muy convulsa.

El mencionado mes de septiembre sirvió de base para un fuerte repunte en los títulos que, sin embargo, sufrieron un bache a mediados del mes de noviembre. Ese pequeño traspiés quedó corregido en los compases finales del año, cuando el precio de las acciones subió hasta por encima de los 117 dólares. Los máximos del año llegaron el 25 de octubre en el entorno de los 118 dólares.

Es cierto que Apple ha perdido el toque para sorprender al mercado en cada lanzamiento, pero ni mucho menos atraviesa una crisis. El iPhone, que es el miembro de la familia que realmente tira del carro en los resultados trimestrales, recuperará la forma con la presentación de la octava evolución, que lleva tiempo levantando expectación.

Nadie duda de que el próximo Apple Event, del que ya se empezarán a ver trazos en la conferencia de desarrolladores del próximo verano, volverá a poner en marcha la máquina de hacer dinero que es la mayor empresa de todo el mundo.