La Casa Real ha anunciado este lunes 9 de enero, pasadas las 14 horas, que el rey Felipe VI viajará este sábado 14 a Arabia Saudí tras dos intentos cancelados el año pasado. “A invitación de Su Majestad el Rey Salman bin Abdulaziz al Saud, Custodio de las Dos Sagradas Mezquitas del Islam, Su Majestad el Rey realizará un viaje oficial a Arabia Saudí del 14 al 16 de enero próximos”, arranca la escueta nota de prensa.

“El viaje que Su Majestad el Rey iba a realizar a Arabia Saudí del 12 al 14 de noviembre pasado hubo de ser aplazado con motivo del fallecimiento de Su Alteza Real el Príncipe Turki bin Abdulaziz al Saud, hermano de Su Majestad el Rey Salman”, prosigue el comunicado. Turki bin Abdulaziz era el muñidor del contrato de 2.000 millones de euros para la empresa pública naval Navantia que el Monarca español espera cerrar este fin de semana en una visita que no estará exenta de polémica. Su repentina muerte coincidiendo con la visita real frustró la firma hace menos de dos meses.

Antes, en febrero de 2016, la Casa Real canceló otro viaje de Felipe VI ante el rechazo a la visita de partidos como Podemos y Ciudadanos por la ejecución de 47 opositores a la dictadura teocrática wahabita. El de ahora es un viaje anunciado con muy poca antelación -menos de una semana- en el que se juegan importantes intereses económicos y muchos empleos, resaltan fuentes de Fomento.

Junto al Rey acudirán los ministros de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Alfonso Dastis, y de Fomento, Íñigo de la Serna. El segundo espera aprovechar la visita para tratar asuntos relacionados con el AVE a La Meca, el tren de alta velocidad de 500 kilómetros entre La Meca y Medina. El CEO del consorcio, Jorge Segrelles, acude de hecho mañana al país saudí y espera encontrarse con Felipe VI y la delegación española este sábado.