Bouygues, el gigante industrial francés con negocios en construcción, obras públicas o telecomunicaciones, quiere reactivar su división inmobiliaria en España. Su filial española existe desde 1989, pero tras el pinchazo de la burbuja paralizó su actividad en el sector. Ahora vuelve al ladrillo: a finales de 2016 terminó la construcción de un hotel en Barcelona, el Ibis Bogatell situado junto al Puerto Olímpico, y para 2017 quiere incrementar sus proyectos.

Así lo reconoce la filial española de Bouygues. «No vamos a promover el ladrillo residencial», precisa la directora general de Bouygues Inmobiliaria, Ana Vidal. «Vamos a centrarnos en el sector hotelero, de oficinas o comercial, entre otros». Aunque sobre el registro mercantil el grupo francés nunca se fue, la actividad inmobiliaria de Bouygues en España ha estado parada prácticamente siete años.

Antes de la explosión de la burbuja, la multinacional se había convertido en un referente, especialmente en la construcción de parques empresariales y centros comerciales. De estos últimos, Bouygues levantó Parque Oeste (Alcorcón, Madrid), Alcalá de Guadaira (Sevilla) o El Triangle (Barcelona). En 2000 el grupo francés se extendió a Portugal.

Bouygues ha construido un hotel en Barcelona y cuenta con un solar de 18.000 metros cuadrados en Madrid

La crisis obligó a la filial a efectuar una agresiva reducción de capital en 2010, que dejó los fondos propios en el 10%. «No vamos a ser una Metrovacesa o una Merlin», ironiza Silva por teléfono. «Queremos potenciar el desarrollo de proyectos en España con proyectos selectos, muy bien escogidos, en los que priorizaremos la mejora medioambiental», añade la directora general. Uno de los modelos que probablemente se impulsarán desde la división inmobiliaria son los eco-barrios, como el que Bouygues impulsó en Burdeos y denominado «Ginko».

Eco-barrio de Bouygues en Burdeos, apodado 'Ginko'.

Eco-barrio de Bouygues en Burdeos, apodado ‘Ginko’. BOUYGUES

Bouygues Inmobiliaria pretende ser una «promotora pura» recurriendo a la fórmula de llave en mano, por la cual se encargará de localizar el suelo, diseñar los inmuebles y ejecutar la construcción. Además de Barcelona, la filial se ha hecho con un solar de 18.000 metros cuadrados en la zona industrial de Julián Camarillo, al este de Madrid.

El regreso a la actividad de Bouygues evidencia la recuperación del sector en España. Una mejoría sin embargo lenta y desigual. El sector de la promoción estima que en 2016 se han construido 450.000 viviendas nuevas frente a 400.000 el año pasado. Y los precios se disparan en Madrid y Barcelona, junto con el tradicionalmente sólido mercado inmobiliario vasco: en más de la mitad de provincias el valor de la vivienda cae.

Gallardón, fichaje desmentido

Las filiales de Bouygues en España fueron noticia el pasado 30 de noviembre pasado cuando se publicó que el ex ministro de Justicia y ex alcalde de Madrid Alberto Ruiz-Gallardón fichaba por la división de ingeniería de la multinacional, Colas. Todos los medios reprodujeron esa información, pero Colas se apresuró a desmentirlo poco después en un comunicado que no ha sido muy difundido. «Colas no opera en España», rechazó entonces Bouygues.

«No entendemos por qué no se difundió el desmentido», cuentan portavoces del grupo desde Francia. «Incluso detectamos que se daban noticias anunciando el fichaje tras nuestro comunicado». La ingeniería Colas no se ha instalado en España, recuerdan. La que sí lo ha hecho es la inmobiliaria.