La presentación de resultados de 2016 de los principales bancos españoles acaba de terminar. Como cada año, los primeros espadas de las grandes entidades nacionales dan la cara, se confiesan ante el mercado y sus accionistas y responden a las, en ocasiones, incómodas preguntas de analistas y periodistas.

La ronda de resultados de las cuenta del año pasado ha dejado por el camino algunas perlas dignas de mención, como las de María Dolores Dancausa, consejera delegad de Bankinter, quien se caracteriza por su claridad de exposición y derrochar titulares.

Dancausa (Bankinter): «No somos los avaros de Mary Poppins; somos financiadores de sueños»

“Nos somos los avaros de Mary Poppins, somos los financiadores de los sueños de la gente”, aseguró la ejecutiva.  Sí reconoció que “la banca nos hemos equivocado, hemos hecho las cosas mal y la prueba es la reestructuración de la banca”. Pero, puntualizó que “fueron las cajas de ahorros las que fueron rescatadas, dirigidas por políticos y no por profesionales”.

Dancausa se quejó de que “hay un regocijo generalizado por las sentencias que van en contra de la banca y por las dificultados que atraviesa el sector, no sólo entre personas resentidas que hayan tenido algún tipo de problema concreto con la banca, sino a nivel general. Y, la verdad, es que es un despropósito, porque la banca es un elemento esencial de la economía. Parece que cunde la idea de que la banca es perversa por naturaleza. Es un tic del pasado que está volviendo, tener tanta manía a la banca”.

Gortázar (CaixaBank): «Es una bendición de banco», tras subrayar su compromiso social

Francisco González, presidente de BBVA, se pronunció durante la presentación de resultados sobre la sentencia que obliga a la banca a devolver con carácter retroactivo a los afectados lo pagado de más. «A mí también me gustaría ser Papá Noel y hacer regalos todas las mañanas, pero no podemos porque tenemos un millón de accionistas privados a los que debemos proteger», señaló haciendo alusión, según algunas interpretaciones, a la iniciativa anunciada unos días antes por José Ignacio Goirigolzarri de devolver todo el dinero a todos los clientes afectados por cláusulas suelo.

El presidente de Bankia, en cualquier caso, ya había defendido su medida al anunciarla, consciente, quizá, de que podría generar recelo entre los competidores. “La medida de las cláusulas suelos la hemos hecho pensando en el cliente y el accionista. Esa ha sido nuestra única referencia. No pretendemos dar lecciones, ni para contentar al Gobierno”, apuntó.

González (BBVA): «Nos gustaría ser Papá Noel, pero nos debemos a los accionistas»

Por otro lado, el presidente del banco nacionalizado aprovechó la rueda de prensa para lanzar un mensaje de optimismo -«en 2017, es la primera vez que veo luz al final del túnel»-, al tiempo que hizo un alegato en favor del sector financiero. «La banca no puede ser un chivo expiatorio y que sus cuentas lo soporten todo. Hay un problema reputacional y hay que ser críticos y autocríticos, pero es imprescindible transmitir que la banca tiene que ganar dinero, porque un sistema bancario no rentable no puede financiar la economía y hacerla crecer».

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, hizo un repaso por las contribuciones sociales de la entidad que dirige, para concluir proclamando que «es un a bendición que existan entidades como La Caixa y CaixaBank». Y en este punto aseguró que «es muy importante entender que la posición de CaixaBank es absolutamente diferencial en esta crisis».

Goirigolzarri (Bankia): «En 2017, es la primera vez que veo luz al final del túnel»

Gortázar recordó que ninguna hipoteca con cláusula suelo fue comercializada por el banco, sino por las antiguas cajas que ha fueron adquiriendo. Manifestado que CaixaBank ha refinanciado más de medio millón de préstamos hipotecarios, aceptado 22.000 daciones en pago de viviendas, que han donado más de 3.000 viviendas al Fondo Social de Vivienda y que cuenta con 33.000 pisos destinados al alquiler social. Mencionó los 500 millones de euros que la Fundación Bancaria La Caixa (su accionista de referencia) destina a su Obra Social.

El presidente de Sabadell, Josep Oliu, tras la enésima pregunta sobre la postura en del banco en torno a la crisis de las cláusulas suelo, prorrumpió en un susurro -audible, entre los periodistas- de «qué pesados sois, xxxx«. Defendió la legitimidad de sus cláusulas. “Hemos hecho mayores provisiones por las cláusulas suelo para contentar a los auditores”, pero, “en conciencia, creemos que nuestras cláusulas son transparentes y de acuerdo a lo que dicta la jurisprudencia”.

Oliu (Sabadell): «Qué pesados sois», a la prensa, tras varias preguntas sobre cláusulas suelo

Aun así, “en el mundo hay un movimiento que nos perjudica. Eso es lo que nos ha llevado a abrir un proceso de negociación con los clientes, cambiando las condiciones de las hipotecas. Como hemos hecho siempre, estamos dispuestos a negociar y mirar caso por caso”.