Google sigue batiendo las previsiones del mercado. El gigante tecnológico ingresó en el primer trimestre del ejercicio 2017 más de 24.750 millones de dólares, más de 22.500 millones de euros, lo que supone aumentar este concepto hasta un 22% respecto a hace un año.

En esos tres primeros meses del año los beneficios del buscador alcanzaron los 5.426 millones de dólares, casi 5.000 millones de euros, después de ganar 4.207 millones de dólares, casi 3.900 millones de dólares, en el mismo periodo del año pasado.

La gran vía de ingresos para la compañía de Mountain View son los anuncios que las marcas colocan en las búsquedas de los usuarios. Por este concepto llegaron más de 21.400 millones de dólares, más de 19.500 millones de euros, a las arcas de la compañía.

Estados Unidos sigue siendo la zona del mundo más rentable para Google. Los ingresos en esta zona han aumentado considerablemente respecto al mismo periodo del año pasado, disparándose hasta los 11.769 millones de dólares, más de 10.700 millones de euros, frente a los 8.091 millones de dólares, casi 7.400 millones de euros, que llegaron desde Europa, África y Oriente Medio.

Google ha avisado de que a partir de ahora empezará a computar sus resultados de manera diferente, para así darle algo más de valor a sus acciones. Así lo ha reconocido su directora financiera, Ruth Porat, uno de los pesos pesados de Wall Street tras su paso por Morgan Stanley. «Estamos redefiniendo nuestra metodología», ha explicado en el comunicado enviado a los inversores.

Repunte en bolsa

Las cuentas de Alphabet encontraron el respaldo de los mercados, como quedó demostrado en el repunte del 4,4% que experimentaron sus acciones en las negociaciones posteriores al cierre de la bolsa.

Los expertos resaltaron la aceleración del ritmo de crecimiento de los ingresos, respaldado por la positiva evolución del negocio de búsquedas móvil, Youtube y Google Play. En opinión de Anthony Di Clemente, analista de Nomura, «este trimestre proporcionó evidencia adicional del dominio de Google en la publicidad de búsqueda». La firma nipona se muestra confiada en la sostenibilidad del crecimiento del resultado de Alphabet y augura que su beneficio neto se expandirá en 2017 más de un 19%, hasta los 23.397 millones de dólares (21.399 millones de euros).

También Cantor Fitzgerald aplaudió las cifras de Alphabet. «Los resultados son impresionantes y nos alienta el enfoque continuo en los controles de costes», apuntaron los analistas de la entidad irlandesa, quienes refuerzan su expectativa de que Google será uno de los principales beneficiados del movimiento de transición de la publicidad desde los medios tradicionales a las plataformas online.

La buena acogida a los resultados de Alphabet podría apuntalar la buena marcha de la compañía sobre el parqué. La matriz de Google se mueve en zona de máximos históricos y ha superado ya los 600.000 millones de capitalización, consolidándose como la segunda mayor cotizada del mundo, tras escalar un 12,5% en el año.

Nomura ha elevado su precio objetivo sobre el valor, hasta los 975 dólares por acción, lo que implica un potencial superior al 10%, mientras que Credit Suisse cree que podría escalar más del 23%, hasta los 1.100 dólares.

YouTube sigue sumando

Google no tiene por costumbre facilitar los datos de sus diferentes vías de ingresos, pero YouTube está en el punto rojo después de toda la polémica relacionada con el boicot de anunciantes tan poderosos como Coca-Cola, Walmart o AT&T, una de las mayores empresas de telecomunicaciones de Estados Unidos. Estas tres decidieron retirar su publicidad de la red social de vídeos después de que sus anuncios fueran asociados a contenidos de corte racista, como los que publicaba el ex líder del Ku Klux Klan, David Duke.

Ha sido el propia Sundar Pichai, CEO de la compañía, el que se ha apresurado a atajar la polémica. «Ya estamos en intensas conversaciones con los anunciantes para rectificar estas políticas», ha explicado. En cualquier caso, los efectos de este boicot se dejarían notar en el segundo trimestre del ejercicio 2017, y no tanto en las cuentas relativas a este comienzo de año.

La propia Porat ha reconocido también que YouTube debe hacer un esfuerzo ya que los anunciantes «no quieren asociar su nombre con quienes no comparten sus valores», según ha explicado la responsable de las cuentas en la comunicación con los inversores.

«A YouTube no le ha afectado las preocupaciones de los anunciantes sobre la aparición de sus marcas junto a contenidos ofensivos», han destacado los analistas de Cantor Fiztgeral. No obstante, en Nomura creen que, a pesar de que la compañía está ya afrontando el problema, «los comentarios durante los resultados no indican que se haya resuelto completamente esta circunstancia». Eso sí, la firma nipona considera que, «dados los buenos resultados del trimestre, es probable que los inversores se muevan menos preocupados por el impacto general de la controversia de YouTube».