Santander se desmarca del consenso de mercado y derrocha optimismo en torno al futuro de Popular. El equipo de análisis de bolsa del grupo que preside Ana Botín sitúa el precio objetivo de la entidad liderada por Emilio Saracho en 1,17 euros. Supone otorgarle un potencial de revalorización del 70%, desde los niveles a los que cerró ayer, en 0,69 euros.

Dado este importante recorrido al alza, Santander recomienda comprar acciones de Popular, en un momento clave para el banco. Sus necesidades de capital hacen inevitable que éste tenga que recurrir al mercado a captar dinero o que sea absorbido por alguno de los grandes bancos españoles. Santander y BBVA están en las quinielas.

El consenso sitúa el precio justo de Popular en 84 céntimos, frente a los 69 a los que cotiza

Las buenas perspectivas que Santander augura para Popular contrastan con las del resto de analistas. El consenso de FactSet sitúa el precio justo de los títulos del sexto banco español en 0,84 euros. Es decir, Santander pronostica que las acciones de su competidor subirán un 40% por encima de lo que espera el mercado.

Un informe de Santander al que ha tenido acceso El Independiente, referente a las cuentas del primer trimestre del ejercicio de la banca, prevé que Popular volverá a beneficios este trimestre, aunque modestos. En su opinión, ganará 9 millones de euros.

El consenso de mercado espera pérdidas de 25 millones, una cifra que se ve desvirtuada por el pesimismo de algunas firmas. Si se toma como referencia la mediana, parámetro que utilizan habitualmente los analistas por mostrar cifras más realistas, el beneficio neto se situará en 14 millones, un trimestre después de que perdiese 3.580 millones.

Pronostica que ganará 9 millones hasta marzo, frente a los 3.580 millones que perdió en el último trimestre

Aunque Santander es positivo con la evolución en bolsa de Popular, no pasa por alto las dificultades que afronta. Apunta a “una base débil de capital, con un ratio de 8,2% fully loaded CT1, al cierre de 2016, que creemos se habrá reducido a entre el 7,2% y 7,5% , tras las provisiones adicionales anunciadas recientemente y a una reducción del 20% en la red de oficinas que habrán presionado los ingresos”.

Además, señala que “un bajo nivel de capital implica la necesidad de desapalancamiento y deja poco margen para expandir la cartera de crédito”, al tiempo que no espera una reducción significativa de los activos problemáticos ligados al ladrillo.

Santander augura que tanto las comisiones como el margen de interés de Popular se reduzcan en términos interanuales e intertrimestrales. Sitúa el margen de interés en 496 millones, frente a los 517 millones que logró en el último trimestre del año pasado, con unos ingresos totales de 687 millones hasta marzo, por encima de los 478 millones de los últimos tres meses de 2016.

El banco que preside Botín apunta que las caídas se verán parcialmente compensadas por la merma de los costes operativos hasta 385 millones, desde 773 millones del trimestre anterior. Espera unas provisiones de 250 millones.