El 22 de mayo de 2010 usted podría haber sido rico gracias a los Bitcoin. Ese mismo día, invirtiendo 100 dólares, una cantidad asumible para casi cualquiera, hubiera podido comprar cada Bitcoin por 0,003 dólares. Siete años después esa centena de dólares se habría transformado en 72,9 millones de dólares, casi 65 millones de euros.

Ese mismo día Laszlo Hanyecz, un programador, hizo la primera transacción. Pagó 10.000 bitcoins por dos pizzas que por entonces valían 25 dólares. Hoy esos 10.000 bitcoins valen 21,7 millones de dólares, casi 20 millones de euros. Suficiente para comprar unas cuentas cuatro quesos.

El pasado sábado el Bitcoin superaba por primera vez la barrera de los 2.000 dólares, gracias a la fuerte demanda de China y, sobre todo, de Japón. El pasado 1 de abril de 2016 las autoridades japonesas legalizaron los pagos con la criptomoneda, disparando el valor desde entonces más de un 80%.

El CAP actual, el precio total de divisas en circulación, supera ya los 35.200 millones de dólares, más de 31.000 millones de euros, gracias sobre todo al repunte de más de siete puntos porcentuales que ya se superaban al mediodía del lunes. De esta manera el precio supera ya los 2.200 dólares.

Japón, con esa luz verde a los pagos con Bitcoins, se ha convertido en el mercado más importante de esta divisa digital superando a China. Actualmente el país nipón es el responsable del 55% del volumen de negocio generado por esta criptomoneda.

Impulso desde Rusia

Las autoridades financieras rusas pueden provocar una nueva fuerte subida del Bitcoin. Pese a que siempre ha sido un país contrario a este tipo de divisas, el viceministro de Finanzas, Alexey Moiseev, ya afirmó en una entrevista con Bloomberg que están dando los primeros pasos para reconocer los pagos con ellas y que puedan ser un instrumento financiero clave para evitar delitos como el lavado de dinero.

«El estado necesito saber a todo momento quien está a cada lado de la cadena financiera», explico Moiseev. «Si hay una transacción, la gente que la facilita debería saber quién está vendiendo y quién está comprando, igual que ocurre con todas las operaciones bancarias», afirmó. En cualquier caso, no será antes de 2018.

El Bitcoin no es la única criptomoneda que está rompiendo su techo. El Ethereum, la segunda más popular, subía a mediodía de este lunes más de un 24% disparándose hasta el entorno de los 190 dólares. El Ethereum ya tiene una capitalización superior a los 17.000 millones de dólares, más de 15.000 millones de euros, y en las últimas 24 horas el volumen de negociación ha superado los 1.000 millones de dólares, casi 900 millones de euros.