Algo más de 700 trabajadores interinos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), algo menos de la mitad de los que integran la plantilla, entrarán finalmente en el proceso de estabilización de plantillas de la Administración pactado por el Ministerio de Hacienda con los sindicatos de la función pública a finales de marzo para reducir la tasa de temporalidad en este ámbito al 8%.

El SEPE quedó fuera de esta oferta de empleo público extraordinaria en el momento de su formalización, puesto que su tasa de interinidad ya se encontraba dentro de estos límites. Ante esta situación ha tenido lugar en los últimos meses una oleada de quejas por parte de trabajadores interinos de las oficinas de empleo, que han promovido una masiva recogida de firmas para solicitar su inclusión. Ahora, a través de un enmienda en los Presupuestos de 2017 promovida por PSOE, se ha abierto la puerta a esta posibilidad. Aunque no para todos.

El texto presupuestario indica que el SEPE y las entidades autonómicas equivalentes que presten servicios en materia de gestión y control de prestaciones de desempleo y actividades dirigidas a la formación «podrán disponer de una tasa adicional para estabilización de empleo temporal que incluirá hasta el 90% de las plazas que, estando dotadas presupuestariamente, hayan estado ocupadas de forma temporal e ininterrumpidamente al menos en los tres años anteriores a 31 de diciembre de 2016».

Las plazas de interino se reparten entre aquellas dedicadas a programas, que pueden mantenerse durante cuatro años; las de cupo por acumulación de trabajo, que suelen durar seis meses; y aquellas para ocupar vacantes. De acuerdo con la redacción de la enmienda, solo estas últimas entrarán a formar parte de la oferta adicional, al cumplir con el criterio de ininterrupción.

Según las cifras que barajan los sindicatos, de los 8.540 trabajadores que actualmente se encuadran en el SEPE, unos 1.550 trabajadores son temporales. Pero de estos, solo 731 plazas entrarán en el bombo de la estabilización. Por tanto, tras la rebelión interna en el SEPE, algo menos de la mitad de los trabajadores podrán optar a consolidar su plaza.

Además, esta modificación introducida en los Presupuestos no es otra cosa que un cumplimiento en diferido de la Ley, puesto que el Estatuto Básico del Empleado Público precisa que “las plazas vacantes desempeñadas por funcionarios interinos deberán incluirse en la oferta de empleo correspondiente al ejercicio en que se produce su nombramiento y, si no fuera posible, en la siguiente, salvo que se decida su amortización”.

Las plazas se hacen fijas, no se garantizan los actuales empleos

Hay que tener en cuenta, además, que, por el momento, lo que se prevé es que estas plazas salgan a concurso a través de oposiciones ordinarias, por lo que estos trabajadores podrían no pasar este filtro y quedarse sin el trabajo. Para evitar esta situación, los sindicatos se han comprometido a negociar la implementación de este proceso a través de un concurso-oposición, para que se pueda tener en cuenta la antigüedad en el puesto. No obstante, los interinos pueden participar en las oposiciones para cubrir las tasas de reposición dentro de las ofertas de empleo ordinarias.