Amazon acaba de dar un giro a su estrategia habitual. El gigante del comercio electrónico acaba de comprar su primera cadena de supermercados a pie de calle, Whole Foods Market, por 13.700 millones de dólares, más de 12.200 millones de euros, en la mayor operación de su historia.

La compañía creada y dirigida por Jeff Bezos apuesta de manera definitiva por las ventas físicas con la compra de Whole Foods, que tiene 460 tiendas repartidas por Estados Unidos, Canadá y Reino Unido. La especialidad de la firma de Austin son los productos frescos y la comida orgánica, pero lleva tiempo atravesando problemas por la fuerte competencia sobre todo en tierras estadounidenses.

Por muchas turbulencias que atravesara, en manos de Amazon pasa a pelear de manera directa en un sector que domina con mano de hierro Wal-Mart, el gigante de las ventas minoristas en Estados Unidos.

Los analistas llevan tiempo avisando de que Bezos debía hacer un movimiento de esta naturaleza si quería mantener el espectacular crecimiento de Amazon, que ha batido a todos sus competidores y en la última década se ha disparado más de un 1.900% destrozando por el camino a competidores históricos como Macy’s.

Es la mayor compra de la historia de Amazon y supera ampliamente a adquisiciones anteriores. De hecho, la operación más grande que había afrontado la firma de Jeff Bezos apenas superaba los 1.200 millones de dólares, poco más de 1.070 millones de euros, que pagó en el año 2009 por el fabricante de zapatos Zappos en el año 2009.

El acuerdo entre ambas partes se completará en el segundo semestre del año, cuando Amazon abone 42 dólares por cada acción de Whole Foods, un 27% de lo que valían los títulos a cierre del mercado del pasado jueves. La operación, por supuesto, se ha reflejado en Wall Street y ha disparado la capitalización bursátil de ambas partes.

El gigante del comercio electrónico ha repuntado hasta un 3,5% hasta más allá de los 995 dólares por acción, aunque poco después se ha relajado hasta el entorno del 2,7%. Amazon es una de las cotizadas más grandes del mundo y su valor supera ya 461.000 millones de dólares, más de 411.000 millones de euros.

Por su parte, Whole Foods Market se ha disparado más de un 27% hasta superar los 42 dólares por títulos, lo que ha llevado su capitalización hasta el entorno de los 13.000 millones de dólares, más de 11.600 millones de euros.

Las dos partes implicadas no han sido las únicas que han visto afectada su marcha en Wall Street. El dominador de las ventas minoristas en Estados Unidos, Wal-Mart, ha acogido el acuerdo hundiéndose hasta un 6,5%, aunque según avanzaba la jornada de negociación las pérdidas se han relajado hasta el 5,5%. Estos retrocesos en bolsa representan perfectamente lo que ha significado para el sector del retail de EEUU, que genera un volumen de 750.000 millones anuales, la entrada de Amazon.

La operación de compra, que se cerrará con la cantidad íntegramente en metálico, no cambiará nada en el día a día operativo de Whole Foods Market. El cuartel general de la compañía seguirá en Austin, la capital de estado de Texas, y John Mackey continuará ocupando su papel de CEO en el futuro. Del mismo modo, los 87.000 empleados que tiene la compañía mantendrán su puesto de trabajo y se sumarán a los más de 351.000 que tiene Amazon en todo el mundo.