Los millennials no son los consumidores que más compran por internet. Al contrario, son los españoles encuadrados en la denominada Generación X los que gastan más dinero en compras online. Así lo revela el estudio recién publicado por KPMG, denominado La realidad de los consumidores online. 

El perfil más común dista de ser un nativo digital, ya que la Generación X  (nacidos entre 1966 y 1981) es la que más compras por internet realiza de media al año, con 16 adquisiciones, frente a las 12 compras de los consumidores pertenecientes a la Generación Millennial (nacidos entre 1982 y 2001) y las 10 de los baby boomers (nacidos entre 1946 y 1965).

En línea con lo anterior, la Generación X española es la que realiza un gasto mayor por compra, con 141 euros de media, seguida de los millenials, que cuentan con un menor poder adquisitivo y destinan a cada compra un promedio de 135 euros. Por su parte, los baby boomers españoles suman un gasto medio por compra de 99 euros, aunque a nivel global son quienes llevan a cabo un mayor gasto, un promedio de 178 euros.

La Generación X española es la que realiza un gasto mayor por compra, con 141 euros de media

Por géneros, las mujeres españolas realizan un mayor número de compras online respecto a los hombres, con 14 adquisiciones frente a 12, aunque los hombres realizan un mayor gasto medio por compra (154 euros frente a la media de 102 euros de las mujeres). Esta tendencia es similar a la media global, y puede explicarse en el hecho de que los hombres suelen adquirir productos de categorías con un precio medio más elevado, informa Europa Press.

Por otra parte, el estudio también apunta que la convivencia entre el canal físico y el online es cada vez mayor, como demuestra que el 79% de los millennials busque información desde su dispositivo móvil sobre productos cuando se encuentra en la tienda física, una práctica que también realizan siete de cada diez miembros de la Generación X.

En este sentido, la mayoría de los consumidores que consultan el móvil en una tienda física buscan información y especificaciones del producto (58%), comparan precios con otros vendedores (52%) o consultan las opiniones vertidas en Internet sobre el producto (35%).

Los factores que más influyen a los consumidores españoles a la hora de elegir dónde comprar por Internet son el precio y la confianza

Los factores que más influyen a los consumidores españoles a la hora de elegir dónde comprar por Internet son el precio (36%) y la confianza (30%), según el informe. El estudio apunta que, tras el precio y la confianza, se sitúan a mayor distancia razones como el hecho de ser la única web en la que el producto está disponible, la primera página en la que ha encontrado el artículo en stock y la web con menores gastos de envío, todas ellas con un 7%.

En esta línea, el informe también señala que el 60% de los consumidores españoles que elige comprar por internet en lugar de en una tienda física lo hace por la disponibilidad 24 horas al día los 7 días de la semana. Además de ello, valoran poder comparar precios y la disponibilidad de ofertas y de mejores precios online (ambas con un 47%).

Por su parte, el 49% de los consumidores españoles que opta por comprar en una tienda física en lugar de por Internet lo hace con el objetivo de ver y tocar el producto antes de comprarlo, así como por la posibilidad de probárselo (46%) y por la preocupación de que los productos sean diferentes a como aparecen en Internet (42%).

El 60% de los consumidores que elige comprar por internet lo hace por la disponibilidad 24 horas al día los siete días de la semana

Además de estas razones compartidas por todas las generaciones, se observa cómo los millennials aprecian la inmediatez que supone comprar en una tienda física, al considerar en un porcentaje notablemente mayor que las otras generaciones que el periodo de tiempo de entrega en Internet es demasiado largo (31%).

Por su parte, la Generación X valora en mayor medida evitar los procesos de devolución demasiado complejos (30%), mientras que los baby boomers  prefieren tener más opciones de pago y no tener que facilitar sus datos personales (ambas con un 13%), además de apreciar el hecho de ir de tiendas (31%).

“Las empresas de consumo tendrán que basar su estrategia en ofrecer una experiencia positiva tanto en el canal físico como el online, teniendo en cuenta que los consumidores principalmente son fieles a la comodidad y a las mejores ofertas”, afirma el socio responsable del sector Consumo de KPMG en España, Carlos Peregrina.

En esta línea, también añade que las compañías no deben olvidar la importancia que otorgan los consumidores a la confianza a la hora de elegir en qué web comprar, “proporcionando un proceso de compra seguro y con garantías”.