Las desdichas de Abercrombie se recrudecen. La firma de moda sufre este lunes un descalabro superior al 20% sobre el parqué tras anunciar que suspende sus planes de venta, ante el escaso interés de los posibles compradores.

Abercrombie se sumerge así en sus niveles más bajos en bolsa desde el año 2000, tras ceder casi un 90% de su valor en la última década.

En las últimas semanas, los inversores habían acogido con cierta esperanza la posibilidad de la venta del grupo propietario de las marcas Abercrombie y Hollister. La opción de que compañías rivales como Express o American Eagle Outfitters se hicieran con el control de la compañía ha sido vista como la salida más factible a la crisis que viene arrastrando la enseña de moda desde los albores de la crisis.

Abercrombie, que protagonizó una notable expansión en los primeros años del siglo XXI, se ha visto fuertemente golpeado por la competencia de marcas internacionales de moda como Zara o H&M, así como el auge del comercio online a través de portales como Amazon.com. La compañía arrastra tres años de descensos continuado de sus ventas trimestrales.

El grupo, que llegó a valer más de 5.500 millones de dólares en 2007, se mueve hoy con unas capitalizaciones inferiores a los 700 millones.

Para tratar de revertir el ocaso de Abercrombie, Arthur Martinez, presidente del grupo, ha prometido “acciones sólidas y agresivas” para revitalizar sus enseñas, especialmente Abercrombie, la más afectada por el deterioro de los últimos años.

La estrategia de la firma pasa, entre otras cuestiones, por contar con menos tiendas y de menores dimensiones. Así, prevén cerrar unas 60 tiendas a lo largo del presente ejercicio fiscal y un número similar el próximo año, según detalló la dirección del grupo a los analistas de Nomura en un encuentro reciente.

Entre las medidas adoptadas para reactivar las ventas en la cadena, el grupo ha dado un nuevo impulso a su marca de moda íntima, ha añadido productos en sus escaparates e, incluso, ha reducido el volumen de la música en sus tiendas, uno de sus elementos más característicos.