La puja por Abertis se recrudece. El grupo concesionario español, que está pendiente de la resolución de la OPA lanzada por la italiana Atlantia, se ha situado ahora en el radar de ACS, que estudia la posibilidad de lanzar una oferta para adquirir la compañía.

La constructora presidida presidida por Florentino Pérez ha confirmado en la mañana de este viernes que «está estudiando, con asistencia de asesores externos y sin que se haya sometido la cuestión a la deliberación del Consejo de Administración, una posible contraopa sobre la sociedad Abertis sin que hasta la fecha haya tomado decisión alguna al respecto», en un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Este anuncio, que se ha producido después de que el diario Expansión haya adelantado la noticia, se ha hecho notar inmediatamente sobre el parqué. Las acciones de Abertis reaccionan con alzas del 0,91%. Esto significa que la valoración bursátil de la compañía que preside Salvador Alemany ha alcanzado la cifra récord de 16.489 millones de euros, 149 millones de euros más de lo que ha ofrecido Atlantia.

Los títulos de ACS, en cambio, sufrieron un notable retroceso, cercano a 6,5%, que sitúa su valoración en el entorno de los 10.259 millones de euros, 640 millones menos que al cierre de la sesión del jueves. Este castigo evidencia las dudas que genera entre los inversores una operación que significaría volver a situar la deuda de ACS en cifras muy elevadas, ya que la oferta de Atlantia por Abertis implica asumir una deuda de 15.000 millones de euros que habría que sumar a la valoración de la compañía.

Por esta razón, los expertos sugieren que en todo caso ACS podría lanzar una operación de adquisición de este tipo liderando un grupo de inversores. Así, por ejemplo en Alantra consideran que el grupo que preside Florentino Pérez no debería lanzarse a por más de un 25% de Abertis.

Esto a pesar de que predomina la sensación de que la operación tendría sentido para la constructora, ya que podría ofrecer una tasa de retorno sobre la inversión de entre el 7 y el 8%, lo que contrastaría con unos costes de financiación de alrededor del 2,5%, según calculan en Alantra.

Además, en el caso de ACS tendría especial sentido estratégico puesto que fue accionista fundadora de lo que hoy es Abertis, en la cual llegó a tener un 25%, y hace unos 10 años intentó llevar adelante una fusión entre Abertis y la italiana Autostrade, el cual fue vetado por el Gobierno Italiano por razones políticas», apuntan los analistas de Bankinter.

El interés de ACS se suma a la noticia conocida este mismo miércoles de que Aena también se había planteado lanzar una contraoferta por Abertis, aunque esta operación ha quedado descartada por el Gobierno, máximo accionista del gestor de los aeropuertos.

De este modo, se confirma lo que se venía rumoreando casi desde el momento en que Atlantia lanzó su OPA (Oferta Pública de Adquisición) por Abertis a mediados del pasado mes de junio. El hecho de que muchas firmas de análisis consideraran bajo el precio ofrecido por Atlantia y el silencio que ha mantenido La Caixa, máximo accionista de Abertis, han generado ciertas dudas sobre el posible éxito de la fusión.

En ese contexto, han sido frecuentes las informaciones que apuntaban a posibles contraofertas, que empiezan a cobrar forma en los últimos días. Movimientos como el de Aena o el de ACS también podrían estar alentados por los recelos que genera en el Gobierno la posibilidad de que Abertis quede bajo control de un accionista extranjero, ya que el grupo es el mayor operador de autopistas de peaje en España y controla activos estratégicos para el país como Hispasat.

La unión de ACS y Abertis significaría la creación de un gigante mundial de las infraestructuras, con una facturación conjunta próxima a los 37.000 millones de euros. Su capitalización bursátil superaría los 27.000 millones de euros, lo que le situaría como la sexta mayor cotizada del país, por delante de Aena y CaixaBank.