El Gobierno sale al paso de la ola de turismofobia que ha resurgido este verano. De momento, sólo condenándola y criticándola. En pleno boom de llegadas de viajeros, los ataques de grupos radicales contra empresas turísticas o contra zonas de alta concentración de turistas en Barcelona o Palma de Mallorca son para el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, un “disparate” cuando es precisamente el turismo el sector que “más está tirando de la economía”.

“Es un disparate  tratar a patadas al turista que viene España”, ha sentenciado Rajoy en rueda de prensa tras despachar con el Rey en el Palacio de Marivent, en Mallorca. “Parece que hay gente que le molesta que vengan turistas a España”, ha dicho el presidente, que ha tachado a los atacantes de “radicales de izquierda” y de “extremistas radicales”.

“Tenemos que cuidar el turismo,  que mimarlo y que tratarlo bien (…) Pido respeto porque es uno de los sectores que más está tirando en la economía española y hay que cuidarlo”, ha subrayado Rajoy. El presidente ha aprovechado para recordar que en Cataluña, uno de las comunidades en que más ha prendido la turismofobia, es el sector turístico el que concentra el 20% del empleo regional.

En defensa de Aena

En paralelo, Rajoy ha criticado el uso político que está haciendo la Generalitat catalana y algunos partidos catalanes de la huelga del personal de seguridad en el aeropuerto de El Prat, responsabilizando al Ministerio de Fomento y a Aena de un conflicto laboral.

“Pido que nadie intente utilizar este asunto contra nadie por razones meramente políticas”, ha subrayado el presidente, que, en todo caso, entiende que es la Generalitat de Cataluña la que debe ejercer sus funciones y mediar entre la empresa Eulen, concesionaria del servicio de seguridad del aeropuerto barcelonés, y sus trabajadores.

“Cada uno debe asumir sus propias responsabilidades”, le ha dicho al Gobierno catalán. “A veces eso no es grato. A la hora de gobernar se está a lo difícil y a lo fácil. Y lo difícil hay que resolverlo, que para eso estamos todos aquí”. Rajoy ha salido en defensa de Aena, subrayando que la compañía gestiona todos los aeropuertos de España y que sólo existe este problema laboral en uno de ellos, así que difícilmente se puede responsabilizar del conflicto laboral a su gestión.