Si usted es cliente de EVO Banco tal vez no haya reparado en ello. Pero en su portal de banca electrónica, en el apartado destinado a la correspondencia, reposa desde el pasado 12 de junio -aunque con fecha del 9 de ese mismo mes- un comunicado de no poca relevancia: sus transacciones con la tarjeta del banco en monedas diferentes al euro ya no le saldrán gratis.

Éste ha sido durante años uno de los grandes reclamos de EVO Banco. La posibilidad de sacar dinero en cualquier parte del mundo sin preocuparse por los sobrecostes que aplicaría el banco -y sin tener que cargar con el efectivo durante todo el viaje- supone un atractivo muy apreciado por aquellos usuarios que viajan con frecuencia al extranjero.

Pero la entidad comunicaba a mediados de junio un cambio significativo en las condiciones de uso de sus tarjetas. «Respecto de las transacciones realizadas en moneda distinta al euro, el tipo de cambio aplicado por EVO Banco, S.A.U. será el disponible en cada momento en su web www.evobanco.com», reza de modo lacónico el escrito del banco.

Evo Banco, propiedad del fondo estadounidense Apollo Global Management, deja de este modo de ceñirse a los tipos de cambio oficial de las tarjetas Visa para ofrecer una relación de cambio particular que actualiza a diario en su propia web. Una decisión que, según explica la propia entidad «está alineada con el resto del sector».

Desde este mes el banco aplica un sobreprecio al tipo de cambio de en torno al 3%

Según puede consultarse en su web, a fecha del 22 de agosto, el nuevo tipo de cambio que aplica EVO Banco supone, por norma general, un coste extra de en torno al 3% respecto al de Visa. Por ejemplo, una operación realizada ese día por valor de 100 dólares con una tarjeta del banco tendría un coste en euros de 88,03, frente a los 85,25 que marca a esta misma fecha el tipo de cambio Visa.

Con otras divisas, que van desde los más comunes franco suizo, libra británica o yen japonés hasta algunas más exóticas, como el bath thailandés o el colón costarricense, el sobreprecio también oscila entre el 3,2% y el 2,6%.

Cobros irregulares

Según avisaba la entidad en su comunicado del pasado junio, estos nuevos tipos entrarían en vigor dos meses después del aviso, con lo que, en la práctica, son aplicables desde el pasado 12 de agosto.

No obstante, varias decenas de clientes aseguran que se les ha aplicado este sobreprecio a sus transacciones en divisas extranjeras antes de su entrada en vigor oficial, en algunos casos, pocos días después de que se comunicara el cambio de condiciones. Quienes han reclamado por estos casos han logrado, en una gran mayoría, que EVO Banco les restituya el dinero cobrado de más, pero se desconoce si la entidad está tomando medidas proactivas para subsanar errores similares en clientes que no hayan abierto una reclamación.

Rubén Sánchez, portavoz de la asociación de consumidores Facua, recuerda que en caso de que el banco se niegue a devolver las cantidades cobradas irregularmente los clientes tienen la opción de recurrir a las autoridades autonómicas de protección al consumidor para solicitar que se sancione a la entidad. Además, «de tratarse de una práctica generalizada y no de errores puntuales, el Banco de España y las autoridades autonómicas de consumo deberían imponer multas al banco».

El banco ha aplicado el sobreprecio a decenas de clientes antes de su entrada en vigor

En todo caso, la medida parece haber tenido un impacto notable sobre la imagen de una entidad que contaba a cierre de 2016 con unos 936.000 clientes y que aspira a destronar a ING como el banco mejor valorado, según explicaba recientemente el consejero delegado de la entidad, Enrique Tellado. Los perfiles de Facebook o Twitter del banco aparecen en las últimas semanas repletos de quejas de usuarios insatisfechos con la forma en que se ha realizado este cambio.

Desde EVO Banco insisten en que esta nueva política no representa una comisión. En su propia web, el banco sigue indicando que «con tu Tarjeta de Débito (la negra) o con la Tarjeta Inteligente, EVO no te cobra ni un céntimo por retirar dinero a débito de cajeros en el extranjero». Pero la aplicación de estos tipos de cambio propios ha sido tachada por muchos usuarios del banco como una «comisión encubierta».

Porque, precisamente, una de las cuestiones que más ha molestado a los clientes del banco es el método empleado por EVO Banco para dar a conocer la modificación de las condiciones de uso de sus tarjetas.

De hecho, desde Adicae, asociación de consumidores bancarios, denuncian que «la actuación de EVO supone una mala práctica bancaria por la forma en que la entidad ha comunicado a sus clientes los cambios en su política de comisiones».

Y es que, en una entidad que acostumbra a hacer uso de canales de comunicación directa como son el email o los mensajes SMS a móviles, los clientes se quejan de que un cambio de este calado haya sido anunciado únicamente a través de un mensaje en el buzón de correspondencia de la banca online, en el que ni siquiera aparece ningún tipo señal que avise de que ha entrado un nuevo comunicado, por lo que existe un alto riesgo de que pase desapercibido.

Cuando la entidad avisó, el pasado febrero, de una rebaja en la remuneración de su ‘Cuenta inteligente’, además de la correspondencia de la banca online, envió un email a sus clientes.

En Adicae consideran que este caso vuelve a poner de manifiesto un problema de fondo «que reside en la falta de una normativa eficaz que regule la fijación y aplicación de todo tipo de comisiones» en el sector financiero.