Telefónica y el Ministerio de Hacienda y Crédito Público de Colombia suscribirán aumento de capital por un importe total de 6,45 billones de pesos colombianos (1.842 millones de euros) en Colombia Telecomunicaciones (ColTel) que se destinará al pago de deuda y de un laudo arbitral desfavorable.

La compañía está participada directa e indirectamente en un 67,5% por Telefónica y en un 32,5% por el Estado colombiano. Un reparto que hace que Telefónica aporte a su filial colombiana un total  1.243 millones de euros a través de dos ampliaciones de capital, frente a los 599 millones del Gobierno colombiano.

«Con estas operaciones, Telefónica proporciona una estructura financiera sólida a su filial en Colombia, que le permite acometer el futuro con nuevas perspectivas», ha resaltado este miércoles la operadora presidida por José María Alvarez-Pallete.

En concreto, la asamblea de accionistas de ColTel han aprobado un primer aumento de capital por importe total de 4,8 billones de pesos colombianos (1.370 millones de euros) que se destinará al pago anticipado de la totalidad de la deuda de ColTel con el gestor de fondos de pensiones PAPARAT.

Y los socios realizarán otra ampliación de capital por otros 1,65 billones de pesos colombianos (472 millones de euros), que se destinará al pago de la sanción fijada en un laudo arbitral contra la compañía por no revertir los activos de la licencia de telefonía móvil obtenida en 1993.

La ejecución del pago no implica que la compañía comparta el contenido del laudo arbitral, por lo que Telefónica ha reiterado su desacuerdo con el mismo, considerándolo «no ajustado a derecho, injusto, desproporcionado y arbitrario». El grupo español no renuncia a presentar todos los recursos y acciones legales correspondientes contra dicho laudo ante las distintas instancias nacionales e internacionales.

Telefónica ha resaltado que la ejecución de estas operaciones no tendrá un impacto financiero relevante en el grupo, implicando un aumento en la deuda financiera neta de aproximadamente 40 millones de euros, ya que el 100% de las obligaciones de pago de ColTel frente al PARAPAT estaban consolidadas globalmente en los estados financieros del grupo.