Sacudida bursátil a Carrefour. El gigante francés de la distribución sufre este jueves un revés en bolsa superior al 15%, tras decepcionar con las cuentas del primer semestre del año.

La compañía comunicó en la tarde del miércoles que durante el primer semestre de 2017 ganó 154 millones de euros, un 34% menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior, a pesar de que la facturación creció un 6,2%, hasta los 40.552 millones de euros.

El nuevo presidente de Carrefourd, Alexandre Bompard, explicó estas débiles cuentas por un entono de consumo flojo, el aumento de la competencia, los costes de inversión para convertirse en una empresa «omnicanal» y una actividad más intensa de promociones, para combatir la pérdida de cuota de mercado ante firmas como Leclerc. De hecho, el mercado francés fue clave en los débiles resultados, al registrar una pérdida de 70 puntos básicos de rentabilidad y una reducción del beneficio superior al 36%.

La decepción por estas cifras prolonga el declive bursátil de la compañía gala de supermercados, que pierde más de un 27% de su valor desde el inicio de 2017. De este modo, la cotización de Carrefour desciende al entorno de los 16,5 euros, su nivel más bajo desde octubre de 2012. La compañía ha perdido prácticamente la mitad de su valor desde 2015 y hoy en día capitaliza algo menos de 12.300 millones.

El beneficio de la compañía se ha reducido un 34% en el primer semestre del año

Los expertos resaltan que, además de las malas cifras registradas en el primer semestre, resultó decepcionante la orientación de la compañía para los próximos trimestres. «Había mucha especulación de que el nuevo presidente podría superar las expectativas de ganancias en su revisión estratégica, pero esta impresión se ha alejado para reajustarse, no solo para 2017, sino también para los siguientes años», explican en Banco Santander.

«La fuerte competencia está resultando en una desaceleración en el  crecimiento de las ventas comparables y en una gradual erosión de los márgenes operativos del grupo, especialmente en Francia», comentan los analistas de Bankinter, quienes resaltan que «Carrefour se está viendo afectada por la competencia del comercio online (ecommerce) y de las cadenas de descuento (hard discounts)».

El nuevo presidente de Carrefour, Alexandre Bompard, anunció un plan de transformación» que se detallará antes de fin de año y del que ya avanzó varias pistas. Bompard dijo que «Carrefour debe convertirse verdaderamente en (una empresa) omnicanal», «acelerar su transformación digital» pero también «reformar y adaptar» los hipermercados -bajo la presión del comercio electrónico en los productos no alimentarios-.

Los problemas de Carrefour arrastran al conjunto del sector en Europa a mínimos de un año

Todas estas medidas, y en especial las referidas a la digitalización, «seguirán requiriendo inversión», mientras que las políticas de descuento seguirán presionando sus márgenes, sostienen en Santander.

Los problemas de Carrefour, que derivan de desafíos compartidos por gran parte del sector, ensombrecían este jueves la marcha en bolsa de los principales competidores de la firma gala.

El índice sectorial de consumo minorista del índice europeo Stoxx 600 caía un 1,2% y se situaba en sus niveles más bajos en más de un año. Destacaban los descensos de la firma gala Casino, que restaba más de un 4%, mientras el grupo belga Colruyt Group, con fuerte presencia en el mercado francés, retrocedía más de un 2,5%.

La holandesa Ahold Delhaize y la británica Tesco caían, a media sesión, un 1,8% y un 1,2%, respectivamente, mientras que el grupo español Dia, antigua filial de Carrefour, retrocedía un 0,75%.