Una huelga total de tres días convocada para la semana que viene en el servicio de restauración de la Institución Ferial de Madrid Ifema -el recinto ferial más importante de España- amenaza con arruinar nada menos que cinco eventos internacionales. La convocatoria ha sido realizada por el comité de empresa de Eurest, la matriz de la multinacional británica de restauración Compass Group: casi 150 empleados de las cafeterías de Ifema se movilizarán por “incumplimiento reiterativo del convenio”.

Las posibilidades de encauzar el conflicto son escasas, ya que las relaciones entre empresa y representantes de los trabajadores están rotas. La huelga tendrá lugar los días 20, 21 y 22 de septiembre y hay varias ferias internacionales amenazadas que se celebran en esos tres días.

Está Bisutex, el Salón Internacional de la Bisutería y Complementos; está Intergift, el Salón Internacional del Regalo y Decoración; está Madridjoya, el Salón Internacional de Joyería y Relojería Urbanas y de Tendencia; y también Unibike (Feria Internacional de la Bicicleta) y Momad Shoes (Salón Internacional de Calzado y Accesorios ). Todas tendrán lugar en algún momento comprendido en esos tres días de protesta.

Las ferias se celebrarán. “Pero sin cafeterías, catering y restaurantes, este tipo de eventos pierden lustre, espectadores y, en definitiva, mucho dinero para Madrid”. Ifema está controlada a partes iguales por Ayuntamiento, Comunidad y Cámara de Comercio. Fuentes del recinto ferial matizan el impacto de la huelga y alegan que en Ifema hay unidades de restauración (Telepizza, Burger King) que no están gestionadas por Eurest.

Según Ifema, habrá unidades de restauración abiertas como Telepizza o Burger King

Igualmente, portavoces de Ifema aseguran que las empresas que celebren eventos tienen plena libertad para contratar el servicio de catering que deseen, no necesariamente Eurest.

La semana pasada hubo un intento de reconciliación entre Eurest y los sindicatos, pero no fructiferó. “Parece que la empresa está por encima del bien y del mal, porque no nos hace ni caso”, denuncian fuentes del comité de empresa. Se trata de la segunda huelga tras la de cuatro días convocada el pasado mes de abril, en esta ocasión por un Experdiente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). El incumplimiento del convenio, reprochan los sindicatos, afecta a las funciones de los trabajadores, a sus condiciones laborales pactadas y alimenta la “precarización”, según un comunicado conjunto.