El Ministerio de Hacienda ha presentado a los sindicatos de la función pública una propuesta de subida salarial para los funcionarios a tres años que supondría un incremento retributivo de alrededor de entre el 5,3% y el 7,7% entre 2018 y 2020, según han informado fuentes sindicales.

Así se lo ha trasmitido el Gobierno a las centrales en una reunión que ha acabado sin acuerdo y que seguirá este miércoles, antes de la celebración de la Mesa General de las Administraciones Públicas del jueves, víspera de la aprobación de los Presupuestos para 2018 en el Consejo de Ministros del viernes. Para entonces, la revisión de los salarios públicos debe estar cerrada, con o sin acuerdo entre las partes.

La subida se compone, como ya se había planteado con anterioridad, de un tramo fijo del 1,5% para 2018, el 1,75% para 2019 y del 2% en 2020. Ese 1,5% para el próximo año es el que de hecho se ha fijado ya en el presupuesto del Senado, que suele anticipar las subidas para todos los funcionarios del Estado.

Además, el Gobierno plantea un tramo variable vinculado a la evolución del PIB hasta 2020, de tal suerte que si la previsión de crecimiento del Gobierno se ve superada en 0,5 puntos porcentuales, los empleados públicos sumarán esa cifra a su subida salarial, y si se iguala o supera en una décima, la cifra adicional será de 0,25 puntos. En cambio, si el PIB no cubre las expectativas, la subida retributiva se ceñirá al tramo fijo.

A modo de ejemplo, en 2018 se subiría el sueldo de los funcionarios un mínimo del 1,5% y, como máximo, la subida del tramo variable sería del 0,5%, hasta el 2%. En 2019 y 2020, los mejores escenarios plantearían subidas del 2,25% y el 2,5% respectivamente. En conjunto, la propuesta de Hacienda plantea, forzando los márgenes, subidas acumuladas no inferiores al 5,3% y no superiores, según lo que ha trasladado el Gobierno, al 7,7%.

Este panorama no gusta a los sindicatos, que ya han avanzado que no suscribirán un acuerdo en estos términos en la reunión de la Mesa General de las Administraciones Públicas. Por ello, esperan que el Gobierno replantee el criterio variable introducido en las subidas salariales durante la reunión de este miércoles. «Ese es ahora el problema», han concretado desde UGT.

Los sindicatos no ven posible el acuerdo

Como ha señalado desde CSI-F tras la reunión, se trata de un avance insuficiente puesto que, de acuerdo con sus cálculos, el poder adquisitivo perdido desde 2009 es de entre el 14% y el 20%. Por su parte, la lectura de CCOO es que la propuesta del Gobiernos sigue siendo «rácana».

Además, los sindicatos demandan una vuelta a la jornada de 35 horas. Concretamente, que aquellas administraciones que se lo puedan permitir y así lo acuerden, como han hecho Andalucía, Castilla-La Mancha o Castilla y León, puedan hacerlo sin temer una recurso ante el Tribunal Constitucional por parte del Gobierno.

Pese a que el Gobierno prevé llevar estas condiciones a los Presupuestos para el próximo año, con o sin acuerdo, los sindicatos recuerdan que el reparto de fuerzas en el Parlamento ha cambiado y tratarán de llevar a la oposición a su terreno para obligar al Gobierno a abrir la mano.

De entrada, el PSOE ha hecho de la vuelta a la jornada de 35 horas una bandera y peleará por ella en el debate presupuestario.