El presidente del Círculo de Empresarios, Javier Vega de Seoane, ha recordado este lunes que el conflicto político, social y económico en Cataluña se venía «larvando» y ha criticado que se debía haberse atajado antes de que los actuales dirigentes catalanes «se dedicarán a interpretar las leyes a su manera, incitando a la ciudadanía a incumplirlas, y a alardear de ello».

Sin embargo, la organización empresarial está mostrando en las últimas semanas su cara más conciliadora, y, en este sentido, no ha dudado en indicar en favor de Cataluña que el actual sistema de financiación autonómica, en el que «cuatro comunidades autónomas pagan y el resto reciben», genera un, al menos, esperable malestar.

Entre esas cuatro comunidades están las de Madrid, Valencia, Baleares y también Cataluña, que ocupa por orden de aportaciones el segundo puesto, de acuerdo con las últimas balanzas fiscales publicadas por el Ministerio de Hacienda, correspondientes a 2014. Y este es uno de los argumentos que esgrimen los independentistas para defender su separación del resto de España.

Vega de Seoane ha indicado que es evidente que «cuando uno aporta siempre le fastidia», más aún cuando en algunos casos se ve como otras comunidades receptoras presumen de bajar impuestos (como es el caso reciente de Andalucía con el Impuesto de Sucesiones). «Ahí hay agravio comparativo», ha asegurado, para añadir que estas situaciones generan «mal clima».

Los rezagados «tienen que hacer los deberes»

Por ello, el presidente del Círculo de Empresarios apuesta por una reforma en profundidad del sistema de financiación autonómica que aporte «equidad» y obligue a las regiones más rezagadas a a que «hagan los deberes, espabilen y aceleren».

Aunque no ha dejado pasar la ocasión para señalar que otra forma de enfocar la cuestión por parte de las comunidades pagadoras podría ser la del «orgullo» por sostener la cohesión social en España, ha considerado necesario que la nueva reforma del sistema considere la posibilidad de exigir reformas a las receptoras para que puedan dejar de serlo, como ha hecho España cuando ha sido receptor neto de fondos europeos bajo la presión de Alemania.

Un cupo catalán sería «razonable»

Vega de Seoane, que se ha mostrado partidarios de «utilizar todos los medios al alcance, con inteligencia y gradualidad» para superar la actual crisis política, ha alabado también el gesto del responsable de la patronal catalana Fomento del Trabajo, Joaquín Gay de Montellà, quien ha dado la cara en una entrevista al periódico El Mundo, en la que apuesta por que Catalana acceda a un régimen fiscal equiparable al cupo vasco.

En su opinión, el actual Estatut de Cataluña se ha aplicado con «torpeza» y sería «lógico que los catalanes votaran uno nuevo». En este sentido, ha dicho que «es razonable que la gente pida eso (el cupo catalán)», pero que «otra cosa es que sea posible».