Cataluña sigue cuesta abajo y sin frenos en términos de deuda pública a tan solo 48 horas del hipotético referéndum del 1-O. Al cierre del segundo trimestre, este agujero, el mayor de todas las comunidades autónomas, repuntó un 3% interanual hasta alcanzar un máximo histórico de 76.727 millones de euros, de los que hasta 52.499 milllones, el 68,4%, es deuda contraída con el Estado del que el Govern se quiere escindir.

La subida de los niveles de endeudamiento público, no es la única en el entorno autonómico, pero si la que alcanza las cifras más preocupantes. La deuda del conjunto de las administraciones escaló entre julio y septiembre hasta los 1,13 billones de euros, un 2,7% más que hace un año. Estos dígitos equivalen al 100% del PIB.

Esta subida se concentra casi exclusivamente en el segmento de las autonomías –aumenta ligeramente en los ayuntamientos–, con una subida del 4,5%, hasta los 285.907 millones de euros. Y de esta cantidad, más de una cuarta parte se concentra únicamente en Cataluña, que soporta ya un apalancamiento del 35,4% del PIB, por encima de la media del conjunto de las CCAA del 25,1%.

Por su parte, la deuda de la administración central se situó en los 996.149 millones de euros, el 87,6% del PIB; la de los ayuntamientos, en 32.412 millones, el 2,8%; y la de la Seguridad Social, en los 17.173 millones, el 1,5% del PIB.

52.499 millones de deuda con el Estado

Un análisis más pormenorizado refleja que Cataluña acumula ya 52.499 millones de euros de deuda contraída directamente con el Estado a través del Fondo Financiación de las Comunidad Autónomas, muy por delante de la Comunidad Valenciana (35.405 millones) y Andalucía (24.030 millones).

En virtud de las condiciones establecidas para acogerse a este fondo, el Ministerio de Hacienda ha justificado la posibilidad de establecer un sistema de control sobre las cuentas públicas de Cataluña.