Sindicatos, patronales y organizaciones de autónomos nacionales se enfrentan estos días a una situación muy difícil. La escalda de tensión, la convocatoria de un inédito paro de país y la huelga general convocada a partir de este 3-O en Cataluña por los sindicatos minoritarios está llevando a retratarse a las secciones, federaciones y asociados que les representan en la comunidad autónoma. Unos se posicionan en contra de la independencia, otros se mantienen al margen, pero también los hay que se han sumado a los paros convocados con la actuación policial el 1-O y ello esta debilitando en mayor o menor medida la unidad interna de los agentes sociales.

Era de esperar. Sin embargo, la primera organización que ha planteado ya la posibilidad de dejar a sus socios díscolos a su suerte y no albergar a organizaciones que no cumplan la Constitución ha sido la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), que preside Lorenzo Amor. Este martes ha anunciado que la Federación abrirá un debate para plantear la salida de aquellos socios que apoyen acciones ilegales y contrarias con el ordenamiento jurídico en Cataluña.

Antes, en el seno de CEOE, el presidente de Foment del Traball, Joaquim Gay de Montellà, apoyaba en una reciente entrevista publicada por El Mundo una solución dialogada y abría la puerta a crear un cupo catalán como el que ahora disfruta el País Vasco. La bronca en el seno de la Confederación de empresarios estaba servida, aunque de momento no ha llegado la sangre al río.

CEOE y los sindicatos han sorteado con cintura las tensiones internas a raíz de los sucesos en Cataluña

No obstante, la patronal de pymes y autónomos catalana Cecot, integrada en Foment del Traball y también en la Tabla Democrática que ha convocado el paro de país, lo ha secundado. En la sede madrileña de la CEOE se deja la pelota en el tejado de Foment y allí se aclara que no se van a tomar medidas contra Cecot, aunque se remiten a un comunicado enviado este lunes, en el que se dice que dicho paro es «una figura jurídica inexistente».

En el caso de los sindicatos la confusión y la tensión ha sido también evidente. Las federaciones de UGT y CCOO en Cataluña han apoyado el paro del 3-O en un frente común y han obligado a su aparato confederal a desmarcarse de cualquier tipo de huelga, sin decir que no a un paro de país. Una maniobra casi dialéctica para estar sin estar.

Sin ir más lejos, el secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha explicado este mismo martes que entiende que la «importante jornada de movilización» de hoy en Cataluña se produce en denuncia por «algunos de los casos» que ocurrieron el 1-O, por lo que sería una «movilización política y social», más que sindical, motivo por el que no son convocantes.

ATA da un paso al frente

Sin embargo, el presidente de ATA, ha sido el primero en dar un paso al frente para evitar todo tipo de fisuras en el seno de su organización durante los desayunos de The Experience Club. Ya en 2015 comentaba que el 70% de los autónomos en Cataluña no eran independentistas, lo que dejaba un margen del 30% a los indepes.

El momento de retratarse ha llegado y, aunque Amor no ha dado nombres, la patronal Pimec autónomos, que ostenta un convenio de colaboración para representar a ATA en Cataluña, se ha posicionado a favor de la huelga de hoy. En paralelo a su adhesión, los teléfonos y los correos electrónicos de ATA se llenaron de quejas por parte de otros asociados que se quejaban de la situación.

Por ello, Amor ha salido al paso para dejar claro que los estatutos de la organización contemplan que la pertenencia a ATA pasa por respetar la Constitución y las leyes laborales. En su opinión, el referéndum y la huelga son ilegales, por lo que «quien no quiera cumplir los estatutos se puede marchar de la Federación».

ATA prevé debatir la posible salida de alguna organización asociada

Las quejas han llegado a la sede central de ATA desde organizaciones españolas y catalanas que «están a disgusto con organizaciones que representan a ATA en Cataluña», ha dicho. Es por ello, que el presidente de la Federación ha avanzado que «se va a abrir un debate en el seno de la Junta Directiva para que los que no quieran estar bajo el paraguas de la Constitución no se quede».

Amor ha defendido en todo momento el respeto a la Ley y el diálogo entre las partes y ha defendido que de la paz social en Cataluña depende buena parte del crecimiento económico futuro y la creación de empleo. Según ha dicho, con el paro de este martes, «muchos autónomos tienen miedo a ser señalados como antipatriotas» y ello puede suponer una grave perjuicio a sus negocios y a la economía catalana en general.

Calma contenida en el resto de organizaciones de autónomos

En el caso de la organización de autónomos Uatae, su secretaria general, María José Landaburu, ha asegurado a El Independiente que la rama catalana del sindicato no ha tomado partido y prefiere adoptar una postura de «reflexión», y, en cualquier caso, aseguran que cada una de sus organizaciones tiene «plena capacidad» para actuar.

Por último, la cara visible de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) en Cataluña es la Confederación de Trabajadores Autónomos de Cataluña (CTAC), que ha  secundado también el paro de país . El secretario general de UPTA, Eduardo Abad, ha explicado a este periódico que no se tomarán medidas «siempre que no se vulneren los estatutos de la organización» y que, dentro de este perímetro, se ha dejado libertad para secundar dicho paro.