La mayor plaza porticada de Madrid no es la Plaza Mayor: se llama La Remonta, apenas recibe turistas y es, con sus 11.000 metros cuadrados sobre los que se asentaba un antiguo cuartel de caballería hasta 1982, el auténtico punto de encuentro del Distrito de Tetuán, el barrio más barato dentro de la M-30 con más de 150.000 habitantes. La decadencia de esta enorme explanada a dos pasos de la Plaza de Castilla es interminable: desde hace bastantes años, el lugar está salpicado de socavones donde los niños se entretienen con los cascotes y los ladrillos; los coches de la Policía Nacional aparcan impunemente en el coso, ocupando un tercio del espacio; y la única zona ajardinada está abandonada y mal iluminada. Un solaz en declive que necesita una reforma urgente.


Vídeo: G. M. Piantadosi

La agonía de La Remonta no es nueva: empezó a notarse durante la etapa de Ana Botella y se ha agravado con Ahora Madrid. Hay más coches que antes, más agujeros que antes. “Desde el principio del verano hasta ahora el deterioro de La Remonta es brutal”, lamenta Teresa Herrero, vecina del barrio. “No se reparan los destrozos. Pasan los coches y las motos como Pedro por su casa, y no solo los coches de la policía sino los de vecinos que se hacen los despistados. Y los niños en medio montados en bici, en patinete, jugando al fútbol…”.

Decenas de coches de policía ocupan buena parte de la mayor plaza porticada de Madrid

Hay un problema estructural desde hace años reconocido por todos. Desde el cambio de gobierno, el Ayuntamiento de Madrid ha abortado dos procesos para reformar la plaza, en 2015 y 2016. Ahora impulsan un tercero dotado de más dinero. “Hemos llevado varias iniciativas, pero nos hemos encontrado siempre por parte del gobierno con buenas palabras y nula gestión”, deplora la concejala de Ciudadanos Sofía Miranda.

Decenas de coches de policía ilegalmente aparcados, este viernes.

Decenas de coches de policía ilegalmente aparcados, este viernes.

La presidenta de la Junta de Distrito, Montse Galcerán, da la cara. Citada por El Independiente en La Remonta, mientras se graba su intervención varios vecinos la abrasan a preguntas, cuando no increpan. Ella defiende la actuación de Ahora Madrid porque, asegura Galcerán (una de las ediles más díscolas de Manuela Carmena), este proceso traerá la solución definitiva. “Cuando entramos en el ayuntamiento organizamos en 2015 un concurso de ideas para reformar la plaza, pero quedó desierto: quizás no hicimos la suficiente publicidad…”, reconoce.

Ahora Madrid ha abortado dos procesos y ahora impulsa “el definitivo”

En 2016 se abrió otro proceso participativo, dotado de 300.000 euros para la plaza y de otros 100.000 para los alrededores. Toda la oposición reprochó a Ahora Madrid que ese dinero era insuficiente. Y en esas llegó Urbanismo y presentó en junio pasado un plan para rehabilitar 11 plazas de la capital respaldado por 50 millones de euros. Y La Remonta fue una de las elegidas, aunque por tercera vez hubo que empezar de cero. “Se hará un proceso de votación ciudadana, reuniones con vecinos”, informa Montse Galcerán. “La idea es adjudicar las obras a principios de 2018. Y ese año resolver definitivamente el problema de una plaza tan impersonal, sin sombras ni apenas vegetación”.

Para Miranda (Cs), “Cibeles acude, una vez más, al rescate del distrito por la incapacidad de gestión de la concejala presidente. Aun así, teniendo en cuenta los tiempos que el gobierno maneja y la agilidad con la que gestiona, me cuesta creer que la plaza vaya a estar terminada antes de que acabe la legislatura”.

Han roto varias ventanas del instituto con las piedras que hay en los socavones”

Entretanto seguirán los cascotes, que lucen desde hace prácticamente un lustro. La Remonta es la plaza de los socavones. “Han roto varias ventanas del instituto con las piedras”, cuenta una docente del IES que pide el anonimato. “Hemos tenido casos de profesores que se han hecho un esguince andando. Y si un día tenemos una emergencia, los coches de policía bloquean la salida del centro. Que tendría narices que tuviésemos un problema un día porque los coches de policía taponan la puerta para que salgan los alumnos…”.

La policía, impune

Una vecina plantó una queja en la comisaría de policía de La Remonta antes del verano por la ocupación del espacio y el deterioro consecuente del asfalto. La incomprensible respuesta que dio el Cuerpo no aporta ninguna solución: “En relación con su demanda, la Unidad Integral del Distrito de Tetuán ha establecido un dispositivo policial de seguimiento y vigilancia de los hechos que usted comunicó, en diferentes días y turnos, comprobando la situación y solicitando al departamento correspondiente un cambio de señalización (sic)”.

Una vecina plantó una queja en comisaría y recibió una respuesta incomprensible por escrito

“Por otra parte”, prosigue la contestación, “los vehículos autorizados de Policía Nacional, disponen de un reservado autorizado. No obstante, si considera que fuera precisa la presencia policial en un momento concreto, puede requerir la actuación de Policía Municipal para que se activen los recursos policiales más adecuados”. Ninguna de estas frases responde por qué decenas de coches policiales se adueñan ilegalmente de un espacio público. Este viernes 6 de octubre, a primera hora de la tarde, más de 40 coches permanecían estacionados en la plaza.

Un barrio desigual

Los socavones son parte del asfaltado de la plaza.

Los socavones son parte del asfaltado de la plaza.

La sociología de Tetuán es desconcertante. Del sector oriental de Bravo Murillo destaca su opulencia: los aledaños de Nuevos Ministerios, Capitán Haya y sus edificios ministeriales, sedes de grandes empresas y conocidos restaurantes y asadores. Al oeste de esta calle que ejerce de frontera socio-económica, barrios a caballo entre las casas viejas del antiguo pueblo de Chamartín de la Rosa y edificios de nueva planta. Ahí está La Remonta, en la parte occidental. Hay zonas conflictivas y últimamente el distrito se ha puesto de moda por un reportaje muy polémico de ABC que habla de un “infierno” con “asesinatos, okupas, drogas, atracos, afters ilegales y pandilleros”.

Una parte de Tetuán es opulenta y otra -la de La Remonta- muy humilde

La percha de este artículo es un crimen entre pandilleros acaecido en enero. “Ese reportaje fue un exceso sensacionalista. Aquí conviven muchas comunidades”, valora Galcerán. “Chinos, dominicanos, paraguayos… incluso hay una comunidad filipina muy numerosa, pero esto mucha gente lo desconoce. Queremos que convivan todos”. Y La Remonta debe jugar un papel central en aras de la convivencia, según los planes de la Junta de Distrito.

La plaza se inauguró en abril de 1987, cinco años después de cerrarse el cuartel militar. La primera piedra de las obras la puso el alcalde Enrique Tierno Galván en 1984. Entonces La Remonta estaba rodeada de arrabales, casas en mal estado y zonas marginales. Ahora todo ha cambiado alrededor y lo que está verdaderamente mal es la propia plaza.