La transformación digital está poniendo contra las cuerdas a un gigante de la industria textil. La firma sueca H&M sufre este viernes un desplome en bolsa superior al 15%, que le sitúa en sus niveles más bajos desde inicios de 2009.

Este descalabro es la respuesta del mercado a las cifras presentadas este viernes por la compañía, correspondientes a su cuarto trimestre fiscal (entre septiembre y noviembre), en el que las ventas se redujeron un 4%, hasta los 50.400 millones de coronas (unos 5.070 millones de euros). En opinión de Cedric Lecasble, analista de Raymond James, H&M publicó «posiblemente el peor desempeño trimestral en ventas del que se tenga registro», según recoge Bloomberg.

La clave de estos débiles resultados se explica en la pérdida de pujanza de las ventas en tienda, donde se ha registrado una notable reducción de la afluencia de clientes, al tiempo que gana fuerza el comercio digital. «La evolución de las ventas en el cuarto trimestre es muy débil, como reconoce la propia compañía. Las ventas online evolucionaron bien mientras que las ventas en tienda física fueron débiles por menores cifras de tráfico, algo que puede explicarse por la climatología pero también por las nuevas dinámicas de consumo», explican los analistas de Bankinter.

El grupo sueco ha acelerado un plan para la integración de tiendas físicas y ventas online

La transformación digital viene siendo el gran reto para los gigantes de la industria de la moda, que se enfrentan al cambio en los hábitos de los consumidores y, derivado de este, la competencia de los grandes actores del comercio digital, como Amazon o Alibaba.

En este sentido, los expertos suelen resaltar que compañías como la alemana Zalando o la española Inditex, que presentó resultados esta misma semana, aventajas a competidores como H&M, mucho más rezagado en su adaptación al nuevo entorno comercial. La evolución bursátil del grupo sueco es demoledora: desde marzo de 2015 ha visto esfumarse más de la mitad de su valor.

Ante esta situación, la dirección de H&M ha señalado este viernes su intención de acelerar un plan de transformación para integrar las tiendas físicas y las ventas digitales. El grupo ofrecerá más planes sobre esta estrategia el próximo 14 de febrero.

Además, la enseña de moda sueca ha llegado a un acuerdo con Alibaba para comercializar algunos de sus productos en el «centro comercial» online del gigante chino.