Saber qué quiere cada cliente es una aspiración tan antigua como la propia actividad comercial. Todo empresario deber tener entre sus objetivos conocer de la mejor manera posible los deseos de los potenciales consumidores de sus productos para atraerlos y fidelizarlos.

Esta meta ha adquirido una nueva dimensión en los últimos años. Los avances tecnológicos, con el big data como herramienta principal, han abierto un abanico de posibilidades para que las empresas puedan conocer de una manera instantánea y cada vez más segmentada lo que quiere su clientela.

Y Alibaba no quiere dejar pasar las oportunidades que ofrece esta tecnología para impulsar su negocio. El gigante chino del comercio online celebraba la semana pasada su día del inversor, durante el que lanzó la previsión de que sus beneficios se elevarán durante su actual año fiscal entre un 45 y un 49%, hasta un máximo de 34.300 millones de dólares (unos 30.623 millones de euros), a pesar de la ralentización en que se haya inmersa la economía china, su principal mercado.

Para los expertos, la clave que subyace detrás de estas optimistas estimaciones es el uso del big data. “Creemos que la guía robusta y más fuerte de lo esperado es impulsada principalmente por: la mejora del análisis del big data de Alibaba, esfuerzos de pesonalización que ayudan a comprometer y a atraer a las marcas a gastar más presupuesto a través de la plataforma de Ali”, señalan los analistas de Citi, quienes también observan una mejora de los datos que análisis la compañía china gracias al empleo de inteligencia digital y una amplia base de datos, “que ayuda a las marcas a comprender mejor a sus consumidores”.

Alibaba espera ganar hasta un 49% más este año gracias al uso del ‘big data’

El fundador y presidente de la compañía, Jack Ma, siempre ha mostrado una actitud muy abierta a aprovechar los avances tecnológicos. No en vano, Ma ha llegado a asegurar que en unos 30 años el mejor consejero delegado de una empresa será un robot.

Con esa visión, Ma ha impulsado un cambio de estrategia en Alibaba hasta concebirla como un negocio construido sobre los datos. El grupo trabaja desde hace tiempo en la digitalización de todas las operaciones básicas de venta al público. “Bajo la digitalización de los datos de consumo, Alibaba recopila, analiza y aplica big data para ayudar a los minoristas online a gestionar mejor todo el ciclo del producto”, indican en Citi.

En la misma línea, en Nomura resaltan la nueva herramienta de análisis de datos, CDB, una nueva plataforma de datos de los clientes del grupo “que podría convertirse en una poderosa herramienta para que marcas y comerciantes apunten mejor a sus clientes durante sus campañas de márketing”.

Desde el banco japonés resaltan que CDB reunirá en un perfil único por primera vez todos los datos que dejen los usuarios a través de los distintos servicios de Alibaba. “Como tal, la efectividad y el retorno de las campañas de marketing de marcas y comerciantes podría mejorarse mucho, lo cual puede conducir a un crecimiento de la tasa de conversión de ventas y así estimular un mayor gasto en marketing de las marcas asociadas a Alibaba y los comerciantes”, apuntan.

Las mejoras en el análisis de datos puede multiplicar la inversión de sus clientes

Y para que no falten datos que analizar, las principales aplicaciones de Alibaba, como Taobao, han evolucionado para transformarse en una plataforma de comercio social, con más contenido y servicios agregados, incluyendo comunidades online y transmisiones en vivo, lo que busca reforzar el compromiso de los clientes.

El potencial de estas herramientas no ha pasado desapercibido a los inversores, que el pasado jueves premiaron a la compañía con un repunte superior al 13%, el mayor desde su debut en bolsa en septiembre de 2014. El grupo suma ya más de un 60% en 2017 y se mueve en zona de máximos históricos.

Su valor bursátil asciende ya a más de 350.000 millones de dólares, lo que le ha llevado a situarse como la cotizada más valiosa del mundo fuera de Estados Unidos.

Este tirón, eso sí, le ha dejado sin potencial de revalorización a ojos de los inversores. Pero seguro que si Alibaba llega a conocer las necesidades de sus clientes tampoco tendrá problema en mantener la confianza de los inversores.