La entrada de Amazon en el mercado del comercio de alimentos amenaza con transformar la industria.

EFE

Economía

Un algoritmo de Lleida amenaza la hegemonía de Amazon

El comercio mundial es un gran supermercado en el que en la entrada hay un cartel de Google y en el que cada vez más estantes pertenecen a Amazon y cada vez menos a los pequeños comercios de barrio.

Tal vez el futuro pase por que los competidores directos de Amazon, los eBay o Alibaba, se disputen ese espacio en el que aún hoy está la tienda de la esquina. Sin embargo, como en toda causa que parece perdida, hay alguien que se ha propuesto ayudar a las pymes y microempresas a ganar la partida a los grandes del ecommerce. Se llama Danny, es de Lleida y tiene un algoritmo.

Danny Malo nació en 1982, así que alcanzó la mayoría de edad en el año 2000 al mismo tiempo que las puntocom, que entraron en crisis. En ese momento, compró una camiseta del servidor Olé, que recibió de manos de un vendedor que se la llevó en coche. Eso le habló del futuro y la compra de Lycos por parte de Telefónica por 15.000 millones de dólares al filo del nuevo milenio, también.

Con la ilusión con la que se compraba una camiseta, Danny también se inscribía en el Instituto Catalán de Educación a Distancia para poder estudiar y poder viajar,  y un año después acababa estableciéndose en San Francisco, en Sillicon Valley.

El fundador de Kolau, Danny Mola, en su despacho.

El fundador de Kolau, Danny Mola, en su despacho. Kolau

Danny, de Lleida, había elegido partir hacia San Francisco para saber que era eso del futuro y eso acabó siendo un semillero de start up. Fue así como se curtió en el Valley al mismo tiempo que el gurú Jeff Bezos abría en Seattle, en la misma costa oeste, una página web llamada amazon.com para vender libros por Internet.

Y como en toda historia épica hay un momento en el que todos los protagonistas se encuentran: Danny, Amazon, las start ups…y un algoritmo.

El comercio ha cambiado para siempre o no

Danny, el chico de Lleida, no pierde de vista que Amazon está llamado a comerse la mitad del comercio electrónico mundial. Lo ve, no como el enemigo a batir, pero sí como una amenaza para la convivencia con pequeños comercios que son, en su opinión, “lo que hace vibrar a las ciudades”.

Por eso fundó en octubre de 2015 una start up llamada Kolau –no por la alcaldesa de Barcelona, sino por la montaña Ko’olau de Hawai— que tiene como más reciente misión posicionar a las pymes por encima de Amazon entre los resultados de Google. Es decir, ganar más estantes para los pequeños comercios.

Según explica a El Independiente, la idea surge cuando se propone combinar el movimiento hazlo tu mismo con el posicionamiento web. “Desde hace tres o cuatro años ha surgido este movimiento que muestra que muchas veces no hace falta tener tiempo, conocimiento o mucho dinero para llevar a cabo un proyecto”.

Ahora bien, ya es posible fabricar la pieza de repuesto de un electrodoméstico imprimiéndola en casa con una impresora 3D, pero, en el caso del posicionamiento web, las pequeñas empresas no saben qué es lo que tienen que hacer, no tienen dinero para buscar asesoramiento o, directamente, no tienen tiempo.

Las cifras así los dicen: de los tres millones de pymes en España, el 97% tienen menos de 10 empleados y muy pocos expertos en marketing.

Danny asumió el hazlo tu mismo para formarse en programación y desarrollar esta aplicación en ocho meses que pronto llamó la atención de Google, hasta el punto de hacer de Kolau su socio estratégico.

El mecanismo es sencillo y se puede completar en 10 minutos. Una pyme entra en Kolau, se da de alta en Google Adwords aportando información sobre su negocio –localización, actividad, etc.–. Después elige un presupuesto que quieres gastar para pujar en Google y lograr un mejor posicionamiento. Si elige pagar una tarifa de 50 euros a Google, Kolau no cobra nada aparte, si se elige gastar más, Kolau aplica un coste añadido de 19 euros al mes.

La mayoría de las pymes eligen la modalidad gratuita.

A partir de ahí, la tecnología de Kolau permite seleccionar las búsquedas más orientadas a una compra segura, para que el coste de cada euro que invierten las pymes sea lo más rentable posible. El problema surge cuando Amazon aparece en las búsquedas. En esos casos, la batalla para la microempresa muchas veces está perdida porque “si no estás en Google no tienes clientes”.

¿Cómo se vence a Amazon?

Sin embargo, solo uno de cada 10 clientes de Amazon en España accede a su página de forma directa, con lo que hay otros nueve que pueden desviarse si se sabe cómo hacia una pyme en las búsquedas de Google.

Pantallazo de uno de los pasos para darse de alta en Kolau.

Pantallazo de uno de los pasos para darse de alta en Kolau. Kolau

Danny lo ha conseguido  desarrollando un algoritmo que tuvo su prueba piloto el pasado Cibermonday y que funciona a pleno rendimiento desde hace una semana. Lo que hace este algoritmo es que coloca el resultado de la búsqueda de la pyme por encima de la de Amazon entre los cuatro resultados que siempre aparecen en las búsquedas en forma de anuncio.

En el test del Cibermonday, el 82% de los compradores acabó eligiendo la opción que ofrecían las pymes.

Kolau tiene a Google como padrino frente a Amazon

Este pionero no tiene miedo a que Amazon tome represalias. En todo caso, en el mundo de las start up eso puede desembocar en una compra millonaria para quitarse de en medio a una legión de pymes competidoras.

Pero además, a Google le interesa que Kolau tenga éxito ya que más pymes estarán dispuestas a embarcarse y pagar por aparecer en el espacio de publicidad del buscador ahora que alguien trabaja por ellos en el posicionamiento.

Por ahora los resultados son esperanzadores para Danny y su algoritmo. Su proyecto ya ha logrado captar a 200.000 pymes en todo el mundo, de las que un 30% están en Estados Unidos. Pero en España los resultados se duplican mes a mes y la cifra ya supera las 40.000 empresas, entre el 20% y el 22% del total.

Es difícil hacer sombra a Amazon, pero al menos puede ser posible que en el gran supermercado que es Google no dejen de tener un hueco aquellos que, en pequeña escala, también tienen algo que ofrecer.

Te puede interesar

Comentar ()