El avance del comercio electrónico de la mano de las plataformas digitales y también de las ventas en las grandes cadenas a golpe de ‘Black Friday’ suponen un rodillo cada vez mayor para aquellos autónomos y pequeños empresarios que regentan comercios tradicionales y de proximidad cuya capacidad de distribución es mucho menor y también sus márgenes de descuento.

Por eso, en el colectivo ha cundido la preocupación en la antesala de la Navidad, pues la campaña, que siempre se ha visto como una oportunidad para hacer mejores números y salvar el año, acaba siendo cada vez más una oportunidad que se escapa de las manos. El trozo del gran pastel navideño que se llevan las grandes firmas no para de crecer.

Los números de este año así lo atestiguan. En los últimos 12 meses se han destruido 10.811 negocios en el Régimen Especial del Trabajo Autónomo (RETA) solo dentro del apartado del comercio, a los que se podría sumar otros 1.671 en la hostelería. Estas cifras son muy diferentes a las que presenta el régimen de trabajadores por cuenta propia en general, que asciende a 3,2 millones de trabajadores, 16.986 más que en noviembre de 2016.

Y es que, mientras el comercio del barrio se apaga, los autónomos de la construcción han ganado 5.464 efectivos en el último año y las actividades sanitarias cuentan hoy con 3.302 trabajadores por cuenta propia más que en noviembre de 2016.

Por su parte, la Federación Española de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) espera que los autónomos generen 66.000 empleos entre trabajo por cuenta ajena y cuenta propia estas Navidades. No obstante, la cifra se queda corta si se compara con la previsión de creación de un millón de puestos de trabajo desde la celebración del ‘Black Friday’.

Los gigantes del comercio se comen a las tiendas

Bastan algunos ejemplos para ver cómo los pesos pesados del comercio fagocitan ese negocio que antes estaba a la vuelta de la esquina. La francesa Carrefour presentaba hace menos de un mes la mayor tienda ‘online’ especializada en vinos y otras bebidas con más de 1.200 referencias. Como armas para atraer el consumo, buscadores predictivos y filtros para encontrar los productos con más rapidez.

Más aún, las organizaciones autónomos han puesto el grito en el cielo contra Amazon por su intención, según han asegurado, de captar autónomos del transporte de repartir sus mercancías, lo que supondría ya poner a trabajadores por cuenta propia al servicio de su bestia negra. David al servicio de Goliath.

Las debilidades del pequeño comercio

Entre las principales debilidades de los pequeños comercios están principalmente los que se derivan de su capacidad de posicionamiento y de sus márgenes. Una tienda de barrio no puede en muchos casos tirar los precios como lo hace una gran superficie y, aunque lo hiciera, no puede competir a nivel publicitario con ella.

Los pequeños comercios tienen menos margen para aplicar grandes descuentos

La compañía de inteligencia de datos aplicada al marketing Epsilon Technologies muestran que las grandes cadenas comerciales captaron dos millones de seguidores a través de las redes sociales en el segundo trimestre. Ya son 46 millones de fans que siguen a estas firmas, una cifra difícilmente superable a pide de calle o a través de la red de contactos de una pequeña marca.

Las organizaciones de autónomos se implican en el problema

En esta situación, la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (Uatae) ha animado a apoyar al pequeño comercio y a comprar en los días de grandes descuentos en este tipo de comercios. “Los autónomos nos enfrentamos a una feroz competencia de las grandes superficies, pero somos todoterrenos y nos adaptamos”, según señala la secretaria general de Uatae, María José Landaburu,

El secretario general de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), Eduardo Abad, el trozo de pastel de los comercios de proximidad “se lo están quedando las grandes corporaciones y el comercio online”. “Es ingrato que la Navidad no repercuta en las ventas de tus productos”, afirma.

Una luz de optimismo: cada vez más tiendas se apuntan al ‘Black Friday’

No existe un previsión de cómo se distribuirán las ventas asociadas a la Navidad. Pero, en su lugar, los registros de consumo minorista del pasado año reflejan que, aunque en el mes de diciembre se produjo un incremento del 0,9% respecto al mismo mes del año anterior, los pequeños comercios experimentaron una caída de las ventas del 0,3%, las pequeñas  cadenas remontaron un 1,4%, las grandes experimentaron una subida del 3,1% y las grandes superficies del 2%.

Del lado de los líderes del ecommerce, el portal de compras Privalia estima que estas Navidades se producirá un repunte de las compras online del 15%. Ya en 2016, debido al incremento de ventas en los dos meses previos a la Navidad (noviembre y diciembre), se produjo un aumento del 24% más de pedidos online y la facturación presentó un incremento de un 19%. Entre los pedidos más habituales están el material deportivo (19%), moda (16%), calzado (11%) y productos de belleza y bienestar (7%).

Cada vez más autónomos y pymes se suman al ‘Black Friday’

Sin embargo, en la la Confederación Española del Comercio (CEC) se ve con cierto optimismo la campaña navideña a la vista de los buenos resultados del ‘Black Friday’. Sus previsiones apuntaban a que en torno al 30% de las pymes de comercio participaría en esta jornada de descuentos, un porcentaje que se ha visto ampliamente superado.

En el mismo sentido, Uatae también celebra que, según sus cálculos, se hayan duplicado las tiendas que se sumaron al ‘Black Friday’ en 2017.