La solución a los problemas de Duro Felguera podría estar próxima. El grupo de ingeniería para proyectos energéticos toma aire en bolsa ante la sucesión de noticias que apuntan a que un grupo de empresarios asturianos ultima la entrada en su capital para sanear su situación financiera.

Las acciones de la compañía escalan este jueves hasta un 40% y prolongan de este modo una racha que le ha llevado a revalorizarse más de un 57% en las últimas tres sesiones, lo que le convierte de largo en el mejor valor de la bolsa española en el arranque de 2017.

Esta remontada se produce en medio de rumores e informaciones sobre una próxima solución a sus dificultades financieras, que amenazan con abocar a la compañía al concurso de acreedores. El empresario asturiano Blas Herrero, propietario de la cadena musical Kiss FM, se encontraría al frente de un grupo de inversores del Principado que estarían estudiando la posibilidad de invertir hasta 100 millones de euros para entrar en el capital del grupo, según informa El Confidencial.

Mientras se acuerdan los términos de esta asistencia financiera, que incluiría la conversión de deuda de la compañía en capital, Banco Santander, principal acreedor de Duro Felguera, estaría dispuesto a aportar avales por valor de 20 millones de euros para garantizar la viabilidad a corto plazo del negocio de la compañía.

Todas estas noticias están alentando en los últimos días el optimismo inversor, llevando en la jornada de este jueves a intercambiarse más de 7 millones de acciones de la compañía, 14 veces más que su media diaria. Ante esta situación, la dirección de Duro Felguera se ha visto obligada a comunicar mediante un hecho relevante remitido a la CNMV que no existen actualmente novedades respecto a su proceso de refinanciación, venta de activos o ampliación de capital.

Tras este anuncio, la pujanza de sus títulos perdió algo de fuerza, reduciéndose las ganancias al entorno del 30%.

Duro Felguera se ha visto muy golpeada en los últimos años por una elevada deuda -que alcanza los 360 millones de euros-, agudizada por el deterioro de su negocio en medio de una serie de proyectos internacionales frustrados y una elevada exposición a mercados muy convulsos como el venezolano o el argentino. El grupo comunicó recientemente un sobrecoste de 32 millones de euros por tres proyectos internacionales.

“Aunque el importe de los sobre costes no es excesivo cuando se compara sobre la cifra total de facturación prevista (4%) ni sobre la cartera de pedidos (2%), tras la fuerte caída del valor en bolsa los sobrecostes representan el 60% de la capitalización. Entendemos que el nuevo presidente quiere con esta medida hacer limpieza de la cartera de proyectos con cargo al año 2017”, apuntaban entonces los analistas de Banco Sabadell.

En esta tesitura, las acciones de Duro Felguera acumulan un elevado impacto en los últimos tiempos. La cotización de la compañía ha sufrido una merma superior al 70% desde abril de 2016.