El Gobierno asiste con preocupación al fracaso de las negociaciones entre PSA y los trabajadores de la plantilla de Figueruelas. A horas de que expire el plazo fijado por la empresa para llegar a un acuerdo, el ministro de Economía, Luis de Guindos ha instado a las partes a alcanzar un acuerdo. El objetivo es salvar las inversiones prometidas en la planta para fabricar el nuevo Opel Corsa.

«Desde el Ministerio seguimos muy de cerca las negociaciones entre PSA y los sindicatos y pedimos que las partes pongan todo su empeño en llegar un acuerdo que permita mantener el funcionamiento de la planta de Opel en Figueruelas y atraer nuevas inversiones», ha señado Guindos. «La industria del automóvil es esencial no solo para la economía aragonesa, sino para el conjunto de España, por su apuesta por la I+D+i, el empleo de calidad, la capacidad de atracción de inversión extranjera y el dinamismo exportador», ha recordado el ministro, antes de añadir: «Espero que se consiga un buen acuerdo que permita mantener el plan de inversiones y el empleo del grupo PSA en la planta de Figueruelas y el desarrollo de un proyecto industrial estable y competitivo a largo plazo».

Última reunión

La reunión mantenida ayer entre la dirección y el comité de empresa de Opel para llegar a un acuerdo sobre el convenio resultó «infructuosa». Los representantes sindicales aseguraron sentirse «desanimados», dado que la dirección «no se ha movido» ni respecto a las pausas ni a los pluses.

La reunión, larga y «tensa», según los sindicatos, finalizó pasadas las 21.00 horas. Las dos partes se emplazaron a una cita que ha comenzado a las 08.30 horas de este lunes.

Según Ana Sánchez, secretaria general de la Industria de CCOO Aragón, las negociaciones se encuentran «al filo del precipicio». «Estamos en un cruce de caminos» sobre decisiones que pueden paralizarlo o no, ha reconocido Sánchez, quien ha lamentado «el poco movimiento» de la empresa «para la cantidad de horas» que han estado negociando hasta ahora, informa Efe.