La Fiscalía de Madrid pide cuatro años de prisión por un fraude de millón y medio de euros para el empresario Agapito García Sánchez, quien figura en la lista de morosos de Hacienda como el español que más dinero adeuda a las arcas públicas.

García debía, a 31 de diciembre de 2016, hasta 17 millones de euros a Hacienda, tal y como refleja la lista de morosos que publicó el año pasado la Agencia Tributaria.

La sección de Delitos Económicos de la Fiscalía Provincial de Madrid ha mandado un escrito al Juzgado de Instrucción 27 de la ciudad en la que solicita una pena de cárcel de cuatro años para el empresario, acusándole de defraudar 1,58 millones de euros por el IRPF de 2009.

También han solicitado que se le imponga una multa de casi 4,75 millones de euros, el triple de lo que había defraudado, y la condición de indemnizar al erario público con 1,5 millones de euros.

Según ha informado el ministerio público, el escrito de la Fiscalía sostiene que el acusado actuó “con la finalidad de aminorar sustancialmente la cantidad a ingresar al Erario Público en concepto de IRPF”, y describe el presunto fraude en varios apartados.

El primero alude a la venta el 7 de abril de 2009 de 359.999 acciones de la sociedad Inversiones Intermarkets Sicav por un importe de 4.112.078,88 euros, con lo que registró un incremento patrimonial de 512.083,88 euros.

Dichos títulos eran propiedad de Agapito García, ya que el mismo las transfirió desde su sociedad PM-ADS cuando ésta quedó extinguida en el año 2007, según refleja la Fiscalía.

Ingresos millonarios

La venta fue realizada por orden del empresario a la Agencia de Valores M&G, que a su vez la transmitió al Banco de Santander, que procedió a la venta y a la liquidación correspondiente, según el relato fiscal, que detalla que además, pocos días antes de la orden de venta, se realizaron nueve extracciones de efectivo de Banif firmadas por Agapito García por un total de 3.900.000 euros.

En esa misma cuenta, y sólo un día después, se ingresaron 4.112.073 euros por las acciones de dicha Sicav. El segundo punto del escrito de acusación se enfoca en un préstamo recibido por el acusado en el año 2009 con su sociedad Mirador de la Dehesa S.L, que ascendía a 2,66 millones de euros.

El crédito fue cedido por Mirador de la Dehesa S.L. a Inver PM S.L., de la que es socio único Agapito García y, según la Fiscalía, debió integrarse en la base imponible del IRPF.

El tercer motivo que recoge la acusación argumenta que mediante un contrato suscrito el 6 de noviembre de 2009 entre Agapito García y otro profesional llamado Juan Luis Rivero se estableció que el acusado comenzara a percibir 15.000 euros mensuales desde el 1 de septiembre a través de cuatro sociedades de las que era accionista único.

Y asegura que esos 60.000 euros debían ser imputados a la base imponible del IRPF de 2009.

La Fiscalía termina su escrito subrayando que tres sociedades, que en 2009 formaban parte del grupo en el que Agapito García era el accionista mayoritario, realizaron cesiones de crédito compensados con deuda registradas como Desembolsos pendientes sobre acciones. Eran Mirador de la Dehesa, Inver PM y Valores Pirineos 2. En la práctica, según la Fiscalía, se produjo una condonación de deuda a Agapito García.