El regreso de Uber a Barcelona está muy cerca. Tres años después de salir de la Ciudad Condal, tras la prohibición de su servicio UberPop, la plataforma californiana regresa al segundo mercado más importante de España con el sistema de licencias VTC que ya utiliza en Madrid, y con el que también opera Cabify en la capital catalana.

Todavía no hay una fecha exacta para que se produzca el desembarco, pero es inminente tal y como recoge Voz Populi. Desde Uber no confirman plazos, pero en el diario digital se informa de que será en los próximos 15 días.

Volver a Barcelona es una de las ansias históricas Uber, una vez establecida su presencia en Madrid. La abrupta salida por el conflicto judicial con el taxi, que desembocó en la resolución del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que determinaba que es una empresa de transportes y no un mediador entre pasajero y conductor, dejó con la miel en los labios a la compañía, abandonando una ciudad muy golosa por la cantidad de turistas que la visitan cada año.

“Uber ha revolucionado la forma en que la gente se mueve por la ciudades de todo el mundo, pero también es cierto que hemos cometido errores por el camino”, reconocen desde la empresa que ahora dirige en España Juan Galiardo. “Estamos cambiando nuestra manera de trabajar, centrando nuestros esfuerzos en conseguir la confianza de la ciudades en las que estamos presentes. Y Barcelona no es una excepción. Queremos trabajar con los agentes locales para contribuir a construir un modelo de movilidad más sostenible”, reconocen.

La compañía estadounidense entraría en la ciudad con una flota de alrededor de 150 vehículos y con un sistema similar al que ya utiliza Cabify, que lleva ofreciendo sus servicios en los últimos meses con éxito. Uber lleva tiempo reclutando a los conductores para tener suficientes coches con los que cubrir la demanda que esperan tener en Barcelona.

“Bienvenidos al infierno”

Sin embargo, y tal y como le pasa a Cabify, se van a encontrar con la oposición frontal del sector del taxi catalán, uno de los más beligerantes contra las plataformas VTC. Los coches de Cabify se han encontrado con todo tipo de enfrentamientos con los taxistas, incluidas agresiones a los vehículos.

La propia asociación Élite Taxi ya ha asegurado que no se hacen “responsables de lo que pueda ocurrir cuando Uber entre en Barcelona”, y han avisado de que “llamaremos a la tranquilidad, pero es posible que se acabe liando”, afirmaba Tito Álvarez, portavoz de la agrupación.

En la mañana de este lunes, poco después de que se conociera la noticia, el sector del Taxi de Barcelona ya se ha movilizado. Tal y como recoge el diario Ara, un mensaje de Whatsapp circulaba entre los taxistas: “Bienvenidos al infierno, Uber. Estamos preparados para la guerra, ahora sí. No nos rendiremos”.

Tras la llegada de UberPop, hace ahora tres años, los taxistas de Barcelona se organizaron e hicieron dos huelgas en menos de 12 días. Tras las masivas concentraciones celebradas en Madrid, con muchos asistentes llegados desde la Ciudad Condal, es más que previsible que esos paros se repitan.

Uber lleva muchos meses trabajando para poder volver a Barcelona, un objetivo marcado en rojo desde hace tiempo en su estrategia en España. Han cumplido sus deseos, pero la vida en la capital catalana no va a ser nada fácil con un sector del taxi que ya vela armas para la batalla.