Manifestación de pensionistas.

Manifestación de pensionistas. EFE

Economía

Los líderes ‘yayoflautas’ que movilizan a miles de pensionistas contra el Gobierno

La calle vuelve a arder en España, como lo hizo en el periodo 2011-2014 hasta la irrupción de Podemos. El 15-M que brotó en la primavera de 2011 dio paso a revueltas y disturbios (visita del Papa Benedicto XVI, Rodea el Congreso, cargas frente al Parlament, Gamonal, Marchas de la Dignidad). Después volvió la calma, se disputaron muchas elecciones seguidas y ahora, comienzos de 2018, la gente vuelve a salir, síntoma de que muchas secuelas de la crisis persisten. Y el mambo lo protagonizan mujeres y jubilados.

Este sábado saldrán los jubilados, un movimiento que arrancó hace siete años de manera desorganizada en el ámbito local, simultáneamente al 15-M, y que ha ido de menos a más: tras varios intentos fracasados, la prole pensionista se unió en septiembre de 2016 a nivel estatal a través de una coordinadora. Siete años en los que han pasado de ser pocos a convertirse hoy en un fenómeno de masas.

En siete años han pasado de ser pocos a un fenómeno de masas

Sus portavoces están dispersos por la geografía española. La mayoría son de izquierdas sin partido: Conchita Ribera, Enric Sánchez, Domiciano Sandoval, Prudenci Vidal, Ovidio Bustillo o Carolina Gala; otros militan en Podemos, como Fernando de la Prida o Héctor Illueca, al que Pablo Iglesias directamente fichó para Vistalegre II. También Leopoldo Pelayo está afiliado, pero no a Podemos sino al PCE. Los consultados muestran su enojo con algunos medios estos días por haberles vendido como títeres teledirigidos por la formación morada. No tienen jerarquías: un día habla uno ante las cámaras y otro día acude otro. Da igual de dónde sean.

¿Quién podía imaginar que los pensionistas iban a ser el foco de atención y a congregar a miles de jóvenes, como con seguridad ocurrirá este sábado? “Yo recuerdo charlas con dos o tres personas. Ahora te estoy hablando desde el coche con el manos libres camino de Manresa a dar una conferencia con otros compañeros de la marea, y sé que no va a caber un alfiler”. Domiciano Sandoval, Domi, barcelonés, menciona dos viajes infructuosos a Madrid entre 2013 y 2015 para intentar vertebrar una suerte de organización estatal de pensionistas y jubilados.

Recuerdo charlas con dos personas. Ahora no cabe un alfiler”

“Nos veíamos en la sede de la calle Montera de una asociación llamada Jubiqué“, rememora Sandoval, “pero el tema no cuajó”. A la tercera hubo suerte: en septiembre de 2016 por fin nació COESPE, la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones que el pasado 22 de febrero sorprendió al país con manifestaciones en más de 80 localidades y centenares de miles de personas. Este sábado tiene lugar un nuevo acto.

Pero la movilización de los mayores no fue un camino de rosas. Más bien lleno de espinas, con activistas que llegaron a arrojar la toalla y alguno incluso pereció y todo en la intentona por razones de edad y de salud. El germen de todo es el movimiento yay@flauta, al calor del 15-M y abordado por la prensa de entonces de manera casi folclórica. Viejos implorando a jóvenes manifestarse en defensa de las pensiones porque tarde o temprano les tocará jubilarse: un clásico en el que siempre perdían los primeros.

El germen está en el 15-M: se trató a los ‘yayoflautas’ de manera folclórica

Los ‘yayoflautas’ se distinguieron como el brazo pensionista de los jóvenes que acampaban en las plazas y fueron aceptados con simpatía. Y ahí quedó: eran un movimiento descentralizado y desorganizado, con presencia en Andalucía, Murcia y el Levante, y especialmente fuerte en Barcelona. En la capital catalana ganó fama Miguel Arenas, abogado que tiene denunciado ante el Tribunal de Derechos Humanos los recortes en pensiones de Rajoy a lo largo de la primera legislatura.

El motor de la movilización todavía estaba gripado. “En ocasiones no llegábamos a 10”, relata Marisa Martín, yayoflauta malagueña. “Recuerdo un caso muy triste. Una vez éramos 16 y un policía multó a uno de nuestros yayos, Juan Paradas, porque para tener derecho de manifestación necesitábamos ser 20 según la ley”, añade la mujer. “Pues bien, a Juan le quitaron dinero de la pensión (500 euros) por la multa y poco después falleció”. Un abogado de este colectivo en Málaga aún litiga por revocar la sanción a Juan Paradas, aunque sea a título póstumo.

Para la coordinadora, el problema de las pensiones radica en los Pactos de Toledo

“Yo llegué tarde porque me prejubilé de la banca en 2015. Pero lo que había tras el 15-M era un activismo que lo mismo protestaba por las pensiones públicas que contra los recortes o contra el cierre de un centro de salud en tal o cual barrio”, razona Cristóbal Ráez, de la Plataforma sevillana de pensionistas. “Después se fue puliendo la cosa”.

Este activismo multidisciplinar queda reflejado en el vídeo Iaioflautas, passat i futur, lanzado en Youtube en octubre de 2015. Algunos de los mayores intervinientes evocan las ocupaciones de bancos para protestar por desahucios o cortes de autobuses reclamando tarifas más sociales para los jubilados. “Hablamos de travesuras más que de acciones”, señala un activista llamado Felipe en el vídeo.

Ahora brotan plataformas en municipios donde nunca hubo activismo

Por esas fechas, los sindicatos tradicionales CCOO y UGT se las prometían muy felices con sus plataformas de pensionistas. “Eran completamente inoperativas “, deplora la gallega Victoria Portas y una de las portavoces más conocidas de la coordinadora. “Criticamos que el problema de las pensiones hunde sus raíces en los famosos Pactos de Toledo”, indica Leopoldo Pelayo, militante comunista. “Y la connivencia sindical aquí ha sido fundamental a la hora de privatizar los planes de pensiones o retrasar la edad de jubilación”.

Así, en septiembre de 2016 muchos colectivos bendicen el nacimiento de la citada coordinadora: la Asociación Nacional Plataforma Garanticemos las Pensiones, Yayoflautas, Marea Pensionista, Modepen en Galicia, Jubilación sin Penalizar, Afectados por las Preferentes, Marea Ciudadana de Madrid, Marea de Mareas de Cataluña… “Ya somos centenares y subiendo”, celebra Leopoldo Pelayo. “Por ejemplo, se está gestando una nueva marea en Béjar [Salamanca], un municipio donde nunca se habían organizado antes los pensionistas…”.

La coordinadora y los sindicatos coexisten, aunque con cierta tensión

A pesar de la tensión, la coordinadora y los sindicatos coexisten. En diciembre de 2016 la coordinadora estatal consiguió llenar la calle Atocha de la capital. En octubre de 2017 las centrales protagonizaron la Marcha de las Pensiones Dignas, con miles de personas desfilando por Madrid: la protesta quedó completamente eclipsada por el desafío independentista catalán y los ecos del 1-O. Después vinieron las históricas manifestaciones del 22 de febrero, con imágenes espectaculares de Bilbao o Sevilla y con jubilados rompiendo el cordón policial del Congreso de los Diputados. Este sábado un nuevo capítulo.

logo
Los líderes ‘yayoflautas’ que movilizan a miles de pensionistas contra el Gobierno