Economía

Seat lanzará en 2020 su primer vehículo 100% eléctrico

El presidente de Seat, Luca de Meo. EFE

Seat coge impulso en la carrera hacia el vehículo del futuro. El fabricante español, integrado en el Grupo Volkswagen, ha anunciado este jueves su intención de lanzar al mercado su primer vehículo 100% eléctrico.

La primera incursión de Seat en el universo del vehículo eléctrico tomará forma a través de un modelo que, según ha explicado la dirección de la compañía, contará con un precio competitivo, al alcance de un público amplio, y una autonomía de hasta 500 kilómetros. Además, contará con unos sistemas de conectividad avanzados y, al menos, un nivel 2 de conducción autónoma. Este modelo se producirá en Alemania.

«2020 será el año de la electrificación de Seat», ha afirmado el presidente del fabricante, Luca de Meo. Este hecho se verá reforzado con el lanzamiento de una versión híbrida enchufable del Seat León, que será construido en la planta de Martorell. La firma mantendrá, asimismo, su apuesta por el gas natural comprimido. «Vamos a introducir todas las motorizaciones posible», observa de Meo, aunque ha advertido de que los motores de combustión seguirán ocupando un lugar muy relevante en el mercado en los próximos años, en la línea de lo mantenido recientemente por el máximo dirigente de Volkswagen, Matthias Mueller.

La apuesta de Seat por el vehículo eléctrico se enmarca en la estrategia de la compañía para rejuvenecer su oferta, a través del lanzamiento de un coche nuevo cada seis meses hasta 2020. Los dos próximos lanzamientos serán el Seat Tarraco y el Cupra Ateca, que se comercializarán a finales de 2018. La nueva generación del Seat León tendrá que esperar a 2019.

Para ello, la compañía ha llevado a cabo inversiones cercanas a los 1.000 millones de euros, la cifra más elevada desde 1992, cuando se construyó la planta de Martorell. De los 962 millones en inversiones, unos 464 millones se destinaron a la partida de I+D, lo que representa el 3% de la inversión total en España en esta partida y sitúa a Seat como el mayor inversor industrial en España en términos de investigación y desarrollo.

De este modo, Seat, siguiendo la senda de otros grandes actores del mercado, como el propio Volkswagen, prosigue una senda de fuertes inversiones para adaptarse a las nuevas tendencias de la industria automotriz. Desde 2013, la compañía ha invertido más de 3.300 millones de euros a desarrollos relacionados con la digitalización, la conectividad y la movilidad inteligente.

Las mayores ventas desde 2001

Este esfuerzo ha sido posible en un periodo de sólido crecimiento del fabricante español de coches. «Cuando llegué a Seat en 2010, me dijeron que la empresa nunca alcanzaría el breakeven (cubrir los gastos con los ingresos operativos). Pero en 2015 alcanzamos esa meta y los resultados han seguido creciendo en los últimos dos años. Hoy podemos decir que Seat es realmente una empresa ganadora», ha afirmado Holger Kintscher, vicepresidente de Finanzas, IT y Organización de la marca.

Todo esto se ha plasmado en una notable mejora de las cifras de negocio en 2017. La compañía alcanzó en 2017 un beneficio después de impuestos de 281 millones de euros, un 21,3% más que el año anterior -excluyendo el efecto de la venta de WV Finance, mientras el volumen de negocio alcanzó una cifra récord de 9.552 millones de euros, tras incrementarse un 11,1% en el ejercicio.

El número de ventas alcanzó las 468.400 unidades, la cifra más elevada desde 2001. Alemania repitió como el principal mercado para la marca, con más de 100.000 coches entregados, mientras que España se mantuvo en segundo lugar, con unas 95.000 unidades.

La compañía ha iniciado 2018 con tasas de crecimiento de hasta el 25%, adelantó De Meo

Todo esto se ha logrado al tiempo que mejoraba la rentabilidad de negocio, gracias al enfoque de Seat en modelos con márgenes más elevados. «Los flujos de caja se han triplicado desde 2013 y nos permiten cubrir todas nuestras inversiones, lo que resulta una prueba clarísima de la sostenibilidad financiera de la compañía.

Y el inicio de año hace augurar buenas nuevas durante el ejercicio: «2018 ha empezado bien, con crecimientos en torno al 25%», ha adelantado el presidente de la compañía.

«Seat está en su mejor momento», celebró De Meo, quien, no obstante, reconoció que la compañía tiene un reto pendiente: la internacionalización. «Es algo que teníamos que haber hecho hace años, pero estábamos enfocados en arreglar la casa», ha indicado.

Aunque Seat está presente en 80 países, el 85% de sus ventas se siguen produciendo en Europa. La compañía se ha marcado el reto de crecer en otros mercados, marcándose como regiones estratégicas de crecimiento el Norte de África, donde lidera el proyecto del Grupo Volkswagen para el ensamblaje de vehículos en Argelia, y Latinoamérica y México, donde la compañía estudia la viabilidad de producir, tal y como ya adelantó el diario Expansión.

Apuesta por Martorell

Para el logro de sus objetivos, Seat mantiene su apuesta por la capacidad de su planta de Martorell, donde estrenó en 2017 la nueva plataforma MBQ A0, con el lanzamiento del Ibiza y del Arona. La planta trabaja actualmente a un 95% de su capacidad. El grupo se muestra convencido de que esta nueva plataforma garantiza un alto volumen de producción durante los próximos diez años. «El año pasado salieron de esta planta 450.000 volúmenes. La planta está preparada para el futuro», apuntó el presidente de la marca.

No obstante, desde la compañía no descartan nuevas inversiones para aumentar la capacidad de la planta, y que podrían comprender un incremento de la plantilla. Asimismo, el presidente de la compañía se mostró esperanzado en que estas instalaciones puedan dar respuesta en los próximos años a las necesidades derivadas de la creciente apuesta por la electrificación, aunque recalcó que esto no depende únicamente del fabricante, sino también de que los proveedores en España sean capaz de dar respuesta a este desafío.

Una vez más, De Meo prefirió eludir los debates políticos en torno al movimiento independentista catalán. «Nosotros somos un actor económico, preferimos no mezclarnos en problemas políticos. Mientras no impacte en nuestro negocio no tenemos mucho que decir», indicó.

Comentar ()