Economía | Empresas

ACS sella su mejor inicio de año desde 2013 y liquida su deuda antes de adquirir Abertis

La compañía presidida por Florentino Pérez registró un beneficio de 250 millones de euros en el primer trimestre, un 7,4% más que en el mismo periodo del año anterior.

logo
ACS sella su mejor inicio de año desde 2013 y liquida su deuda antes de adquirir Abertis
ACS sella su mejor inicio de año desde 2013 y liquida su deuda antes de adquirir Abertis.

Florentino Pérez, presidente de ACS, dirigiendo una Junta de Accionistas. Europa Press

Resumen:

ACS, que espera hacerse con el control de Abertis -en sociedad con Atlantia y su filial Hochtief- en breve, cerró el primer trimestre de 2018 con unos ingresos de 8.671 millones de euros, un 3,7% más que en el mismo periodo del año anterior, y cerca de un 15% más si no se tiene en cuenta el impacto que ha tenido en sus cuentas la evolución de las distintas divisas en las que opera.

El Ebitda también mejoró un 3,6%, hasta los 627 millones de euros y el beneficio atribuible alcanzó los 250 millones, un 7,4% superior al del primer trimestre de 2017, configurando el mejor inicio de año desde 2013.

El grupo que preside Florentino Pérez ha proseguido durante el primer trimestre del año con la tendencia de reducción de la deuda, que se minimizó hasta los 359 millones de euros, un mínimo histórico, que representa un 78% menos que doce meses antes.

ACS sigue haciendo gala de una elevada diversificación geográfica, con solo un 14% de sus ventas localizadas en España. Su principal mercado, una vez, ha sido América del Norte, que concentró un 44% de los ingresos, mientras que otro 26% tuvo su origen en Asia Pacífico.

ACS avista el inicio de una nueva fase en su trayectoria. La inminente adquisición de Abertis -de la mano de Atlantia y de su filial germana Hochtief- abre la puerta a una transformación de su negocio, que apunta a disparar sus resultados y sus dividendos, según las estimaciones de la compañía que preside Florentino Pérez. Pero antes de esto, el grupo de infraestructuras ha presentado a los mercados sus cuentas del primer trimestre del año, que refrendan la buena evolución de su actividad en los últimos trimestres.

Durante los tres primeros meses de 2018, ACS generó unos ingresos de 8.671 millones de euros, un 3,7% más que en el mismo periodo del año anterior, y cerca de un 15% más si no se tiene en cuenta el impacto que ha tenido en sus cuentas la evolución de las distintas divisas en las que opera. Esta mejora del negocio también se ha reflejado en un incremento del Ebitda (resultado antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones) del 3,6%, hasta los 627 millones de euros y un beneficio atribuible de 250 millones, un 7,4% superior al del primer trimestre de 2017. Este conjunto de cifras configuran el mejor arranque de año de la compañía desde 2013, cuando sí generó unas ventas y un Ebitda superior (aunque el resultado final aquel año fue inferior).

El grupo que preside Florentino Pérez ha proseguido durante el primer trimestre del año con la tendencia de reducción de la deuda, que se minimizó hasta los 359 millones de euros, un mínimo histórico, que representa un 78% menos que doce meses antes. El elevado endeudamiento de ACS, derivado principalmente de su entrada en el capital de Iberdrola y Hochtief, se convirtieron en plena crisis en el principal quebradero de cabeza del grupo de infraestructuras, cuya viabilidad llegó a verse cuestionada.

La compañía genera en España solo el 14% de sus ventas, mientras que el 44% se localiza en Norteamérica

Por eso, el esfuerzo de desapalancamiento llevado a cabo en los últimos años, con una reducción de la deuda del 92% en los últimos cuatro años, ha sido muy bien recibido por los inversores. Y también por eso, el mercado ha mostrado en los últimos meses sus recelos sobre la posibilidad de que ACS se lanzara en solitario a por Abertis, en una operación que podría haber comprometido su sólida situación financiera.

Con ese riesgo ya eliminado, el grupo ha observado una mejora de sus cifras en sus principales áreas de actividad, construcción y servicios industriales, cuyos beneficios se incrementaron un 13,2% y un 5,4%, respectivamente. La cartera de proyectos experimentó un descenso del 2,1%, hasta los 66.677 millones de euros, que la compañía achaca exclusivamente al efecto divisa; sin este impacto, se habría incrementado más de un 10%.

ACS sigue haciendo gala de una elevada diversificación geográfica, con solo un 14% de sus ventas localizadas en España. Su principal mercado, una vez, ha sido América del Norte, que concentró un 44% de los ingresos, mientras que otro 26% tuvo su origen en Asia Pacífico (el 19% de las cuales provienen de Australia).