El nuevo borrador anti-contaminación que el Ayuntamiento de Madrid presenta este jueves titulado Protocolo de Actuación para Episodios de Contaminación por Dióxido de Nitrógeno recoge importantes novedades. Y una de ellas es la introducción de un nuevo escenario, denominado «Escenario de Alerta», que antes no existía, según el cual se prohíbe circular por todo el término municipal a todos los coches, taxis y motocicletas que no tengan un distintivo ambiental de la DGT.

Así lo establece el borrador elaborado por el equipo de la concejala de Medio Ambiente de Madrid, Inés Sabanés, al que ha tenido acceso El Independiente. A tenor del texto, los escenarios existentes hasta ahora se denominaban «Escenario 1, 2, 3 y 4»; el nuevo protocolo introduce uno más, el de las situaciones de alerta, a las que se llega «cuando en tres estaciones cualesquiera de una misma zona se superan los 400 microgramos/m3 durante tres horas consecutivas de forma simultánea».

Hasta ahora solo existían los escenarios 1, 2, 3 y 4

De rebasarse ese umbral, se decretarán varias medidas inéditas, como por ejemplo la «prohibición de la circulación en todo el término municipal a los vehículos a motor, incluidas motocicletas, que no dispongan de distintivo ambiental de la DGT CERO o ECO»; e igualmente «se prohíbe la circulación de taxis libres, excepto Eurotaxis» (destinados a personas de movilidad y reducida). También quedan exentos aquellos taxis con dispositivo ambiental ecológico.

Las restricciones máximas afectaban al 50% de vehículos y solo dentro de la M-30

El protocolo de actuación endurece asimismo todos los escenarios. En el caso considerado hasta ahora más extremo, el Escenario 4, la circulación a taxis, coches privados y motos quedaba restringida a la M-30 y al interior de la denominada Almendra Central solo al 50% de los vehículos, en función de si la matrícula era par o impar. Una medida que ya se aplicó en diciembre de 2016, en plenas Navidades. El nuevo escenario extiende el veto a todo el término, incluidos los distritos fuera de la M-30, cuya población es mucho mayor que en la almendra (menos de un millón de habitantes para una ciudad de 3,6 millones).

«Medidas excepcionales»

El borrador pretende igualmente tranquilizar sobre este hipotético escenario, argumentando que la alerta «no se ha superado en ninguna ocasión en el municipio de Madrid». «Pero sí el valor límite horario en varias de las estaciones de la red», advierte el documento.

Si persistiera el nivel de alerta, el ayuntamiento que gobierna Manuela Carmena se reserva «medidas excepcionales» que van más allá del transporte. Algunas de estas medidas serían regular las calefacciones o directamente prohibirlas «en función de la tecnología, fuente de energía y/o combustible utilizado», etcétera.