Enaire y la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA), un colectivo que representa al 93% de los efectivos empleados por la empresa matriz de Aena, han cerrado un preacuerdo nacional de bases que acaba con la amenaza de huelga en Barcelona: dicho preacuerdo que recoge un incremento de la plantilla de un 21%, lo que se traduce en alrededor de 450 controladores nuevos hasta 2025 al margen de las tasas de reposición por jubilaciones.

Ahora queda que la asamblea de trabajadores apruebe la medida: Enaire contará con 2.600 efectivos en 2025, de ellos 2.394 controladores operativos. En Barcelona, se incorporarán 96 efectivos hasta 2023. Actualmente hay 2.100 controladores en plantilla en toda España, de los que algo más de 1.800 han superado la fase de habilitación y están activos.

450 trabajadores más

Está previsto que este preacuerdo sea inmediatamente transmitido por USCA a sus distintas asambleas para que sea ratificado. Queda pendiente pues conocer la opinión de la asamblea de controladores del centro de Barcelona, el segundo mayor de la red, que votó convocar una huelga para este verano. Por parte de Enaire, el acuerdo se elevará a los ministerios de Hacienda y Fomento, para que den su visto bueno.

Así las cosas, el presidente del sindicato de controladores, Pedro Gragera, ha transmitido tranquilidad en cuanto a la posibilidad de que el acuerdo no salga adelante en las asambleas, y ha explicado que un delegado del centro de control de Barcelona ha seguido «muy de cerca» las negociaciones y ha participado activamente en el documento que se ha firmado y redactado hoy, con el que ha mostrado su conformidad.

Tranquilidad sobre la posible huelga

Asimismo, desde Enaire han apuntado que el preacuerdo contiene una cláusula en el que el sindicato se compromete a mantener la «paz social» hasta el año 2025, y un «decaimiento inmediato» de la convocatoria de huelga para que se apliquen las mejoras consensuadas.

Otro de los compromisos rubricados es el comienzo inmediato de las negociaciones para un convenio sobre las bases de lo ya acordado con un plazo hasta mediados de 2019. Una vez ratificado, y con el visto bueno de Hacienda y Fomento, entrará en vigor de forma inmediata y se incorporará al nuevo convenio colectivo. No supondrá incremento de la base salarial pues el sueldo de las nuevos efectivos será menor al actual.

 

Cataluña ya era antes de este acuerdo la comunidad autónoma donde Enaire pretendía reforzar más la plantilla este verano: 58 controladores más que el pasado en términos netos, ya que se pasará de 392 controladores a 1 de agosto de 2017, a 450 controladores a 1 de agosto de 2018.