Deutsche Bank, en el punto de mira del mercado, ha sorprendido a los inversores con su positiva previsión de resultados para el segundo trimestre. Las acciones del primer banco alemán subían más de un 6% en la Bolsa de Fráncfort, después de que haya adelantado que espera lograr un beneficio neto de unos 400 millones de euros en el segundo trimestre de 2018, frente a las expectativas del mercado, que apuntaban a un resultado neto de unos 159 millones.

Tras el anuncio del banco alemán, en pleno plan de reestructuración, las acciones llegaban a subir un 6,89% en la Bolsa de Fráncfort, alcanzando un precio de 10,27 euros.

Deutsche Bank espera reportar un beneficio antes de impuestos de aproximadamente 700 millones de euros y un beneficio neto de aproximadamente 400 millones de euros en el segundo trimestre de 2018, mientras que para el conjunto del primer semestre del año la entidad confía en lograr un beneficio antes de impuestos de 1.150 millones, informa Europa Press.

«Los resultados están considerablemente por encima de la estimación media del consenso del mercado», subrayó Deutsche Bank, por lo que, en cumplimiento de las recomendaciones del supervisor financiero germano, Baffin, la entidad ha publicado un comunicado anticipando sus cuentas del segundo trimestre, que serán publicadas el próximo 25 de julio.

«La media de estimaciones de analistas publicada es de un beneficio antes de impuestos de 321 millones y un beneficio neto de 159 millones», añadió el banco, destacando que estos resultados demuestran la «resiliencia» de su negocio.

Asimismo, la entidad adelantó que en el segundo trimestre sus ingresos sumaron unos 6.600 millones de euros, frente a la estimación media del consenso de mercado de 6.400 millones de euros, mientras espera que sus gastos al margen de intereses se situarán en unos 5.800 millones de euros, 200 millones menos de lo previsto por el mercado.

Reestructuración

Deutsche Bank, que el pasado mes de abril puso al frente de la entidad al alemán Christian Sewing en lugar del inglés John Cryan, indicó que las medidas de reestructuración han progresado con rapidez durante el segundo trimestre, periodo en el que la entidad ha recortado su plantilla en unos 1.700 trabajadores a tiempo completo, hasta un total ligeramente por encima de 95.400 empleados.

Por otro lado, las estimaciones preliminares del banco alemán señalan que las ratios de capital de la entidad a 30 de junio también se situaban por encima de las expectativas del mercado, con una ratio CET1 del 13,6% aproximadamente, frente a la media estimada del 13,3%, mientras que la ratio de apalancamiento sería del 3,9%, frente al 3,7% de las expectativas del consenso.