Pamplona, junto con las ciudades de Trento (Italia) y Tampere (Finlandia) se ha convertido en ciudad faro del proyecto europeo Stardust, que tiene como objetivo probar soluciones encaminadas a incrementar la eficiencia energética global y mejorar la calidad de vida en las ciudades. Un proyecto que ha sido seleccionado por la Comisión Europea dentro de la convocatoria de Ciudades y Comunidades Inteligentes.

Stardust cuenta con 30 socios (9 ciudades, empresas públicas y privadas, centros tecnológicos, universidades y pymes) de nueve países europeos entre los que destaca la labor de SICE.

La empresa, que pertenece al grupo ACS, participa en el desarrollo de una plataforma Smart City de Pamplona en la que se volcarán y se podrán consultar una gran cantidad de datos generados en la ciudad y que servirán, por una parte, a las administraciones públicas para mejorar los servicios que ofrecen a la ciudadanía y, por otra, a los ciudadanos, que dispondrán de información que les permita mejorar su calidad de vida. Además esta plataforma Smart City ayudará al crecimiento de las empresas locales, pymes y start up, puesto que dispondrán de numerosos datos con los que podrán monetizar ofreciendo nuevos servicios en los campos de la energía, telecomunicaciones, comercio, etcétera.

SICE participa en el desarrollo de una plataforma Smart City

La generación de empleo y actividad económica es el objetivo clave del proyecto Stardust. El proyecto arrancó oficialmente el pasado 1 de octubre y tendrá una duración de 5 años y cuenta con un presupuesto de 21 millones de euros. De hecho recibirá por parte de la Comisión Europea una subvención total de 18 millones, de los cuales aproximadamente 5,5 millones de euros se destinarán a actuaciones en Pamplona llevadas a cabo por empresas navarras, en su mayoría.

Stardust se centra principalmente en probar soluciones encaminadas a aumentar mejorar la calidad de vida en las ciudades, estimular la economía local y propiciar la aparición de nuevos modelos de negocio. Se trata de integrar los sectores de la edificación, la energía y la movilidad, entrelazando la tecnología avanzada de la información y comunicación, la conectividad y el internet de las cosas.

Las tres ciudades faro tienen previsto trabajar en el intercambio de conocimiento, experiencias y resultados

En el marco del proyecto Stardust se llevarán a cabo en Pamplona diferentes actuaciones piloto interconectadas entre ellas. Para empezar se rehabilitará el barrio de San Pedro. Para ahorrar en el consumo de energía, 235 viviendas del barrio conseguirán una integración de cubiertas fotovoltaicas; además, se instalará una microred eléctrica con generación energética a partir de fuentes renovables y aprovechamiento de calor residual, que suministrará energía para el alumbrado público y vehículos; se va a impulsar la movilidad eléctrica mediante mecanismos de estímulo que implementará el Gobierno de Navarra; un nuevo sistema de bicicletas públicas eléctricas, un carsharing institucional; un sistema de plataforma de última milla para algunos puntos de la ciudad, un punto de recarga súper rápida de vehículos eléctricos; establecimiento de zonas con sistemas de iluminación pública inteligente.

En la presentación del proyecto, Joseba Asiron, alcalde de Pamplona, definió la iniciativa Stardust como «una oportunidad única, debido a la propia competitividad de tal proyecto de probar y desarrollar programas en materia de suficiencia energética».

Asiron desveló que «Pamplona lleva tiempo trabajando en el ámbito de la eficiencia energética» y recalcó que «los edificios municipales y el alumbrado público solo consumen energía procedente de fuentes renovables».

Las tres ciudades faro tienen previsto llevar a cabo actuaciones similares, y se han comprometido a trabajar en el intercambio de conocimiento, experiencias y resultados.


Contenido elaborado por SICE