España reduce un poco más la deuda que mantiene con sus socios europeos. El Gobierno ha anunciado este jueves el pago anticipado de otros 3.000 millones de euros al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE). De este modo, el Estado avanza en la devolución del dinero que recibió entre 2012 y 2013 para recapitalizar su sector bancario.

Con este nuevo pago, -el primero que realiza el Ejecutivo de Pedro Sánchez- ya son 8.000 millones de euros los que España ha reintegrado al MEDE a lo largo de 2018, en tres pagos diferentes (2.000 millones, en febrero; 3.000, en mayo; y otros 3.000, ahora) y nueve los que ha realizado en los últimos años para devolver la ayuda financiera recibida del instrumento europeo, con los que ha abonado 17.600 millones.

La devolución anticipada del préstamo permite un ahorro de intereses al Estado

Así, la deuda inicial, de 41.300 millones de euros -la Eurozona puso 100.000 millones a disposición del Gobierno, pero éste sólo usó una parte-, ha quedado reducida a unos 23.700 millones. Según recoge el Ministerio de Economía, que se hace eco de la opinión del MEDE, la serie de reembolsos anticipados de la deuda de España fortalece la confianza de los inversores en la economía española. Además, el Gobierno resalta que la amortización anticipada de la deuda permite un ahorro de intereses, debido a las mejores condiciones a las que tiene acceso actualmente el Tesoro.

«Los pagos también refuerzan al MEDE liberando su capacidad de préstamo y destacan el buen desempeño económico de España tras su programa», ha añadido el director gerente del fondo, Klaus Regling, en un comunicado.

La deuda del Gobierno español con el MEDE no se corresponde con la factura total del rescate bancario, que supera los 60.000 millones de euros, ya que en éste también se emplearon recursos propios del Estado español.