Ahora nadie se acuerda, pero hace 12 años la izquierda y las asociaciones ecologistas ovacionaron a Alberto Ruiz-Gallardón. Era una época rara: el dinero fluía por todas partes, la capital se llenó de obras y no se hablaba demasiado del coche eléctrico. En esas, el primer plan para restringir el acceso al centro capitalino a vehículos particulares fue anunciado por primera vez por el ex alcalde y ex ministro de Justicia en febrero de 2006.

Para seguir leyendo Regístrate GRATIS