Economía

El BCE reconoce que estudia lanzar nuevas rondas de financiación para los bancos

El banco central se prepara para poner en marcha nuevas subastas de liquidez a largo plazo para combatir la desaceleración de la economía

logo
El BCE reconoce que estudia lanzar nuevas rondas de financiación para los bancos
El BCE reconoce que estudia lanzar nuevas rondas de financiación para la banca.

El economista jefe del BCE, Peter Praet. EFE

Resumen:

Contra la debilidad de la economía europea, medidas de choque. El Banco Central Europeo (BCE) se prepara para poner en marcha una nueva ronda de medidas de estímulo para combatir una desaceleración que amenaza con poner en peligro la incipiente recuperación de la Eurozona.

Cuando aún no han transcurrido dos meses desde que la institución puso fin al masivo programa de compra de deuda (QE), mediante el que inyectó cerca de 2,6 billones de euros en la economía de la región, el BCE se dispone a desempolvar una de las herramientas empleadas en últimos años para hacer frente la crisis: los TLTRO o, lo que es lo mismo, las operaciones de financiación a largo plazo para la banca.

Así lo ha confirmado este miércoles el economista jefe de la institución, Peter Praet. En un encuentro celebrado en Frankfurt, Praet ha reconocido que la institución debatirá el lanzamiento de una nueva TLTRO «pronto», aunque, preciso, eso no significa que se apruebe. Las palabras de Praet se producen poco días después de que Benoit Coeure, miembro del comité ejecutivo del BCE, señalara que ya se están discutiendo este tipo de medidas.

Solo dos meses después de finalizar el ‘QE’ el BCE planea desempolvar nuevas herramientas de estímulo

En un momento en que el crecimiento económico de Europa pierde tracción a marchas aceleradas, arrastrado por los problemas de Italia y Alemania, y, con ello, se deterioran las expectativas de inflación en la región, el BCE podría recurrir a las subastas de financiación a largo plazo, con las que buscaría reimpulsar el crédito en la región, al tiempo que facilita la liquidez a la banca a intereses mínimos.

De confirmarse la medida, sería la tercera vez que el BCE recurre a esta herramienta, tras lanzar sendas operaciones 2014 y en 2016. En estas últimas, para impulsar el crédito de los bancos a empresas y familias, el supervisor estableció unos objetivos de incremento del volumen de préstamos en función de los cuales los bancos podrían llegar a recibir esta financiación a tasas negativas, lo que significa que cobrarían por recibir el dinero.

«Al incluir incentivos para que los bancos presten más, las operaciones TLTRO-II promueven el crédito a las empresas y a los consumidores en la zona del euro, lo que estimula la actividad económica», explica el banco supervisor europeo.

El BCE se ha visto sorprendido en los últimos meses por la negativa evolución de la economía regional, lo que le ha obligado a recortar tanto en septiembre como en diciembre sus estimaciones. La institución se reúne el próximo 7 de marzo, cuando presentará una nueva proyección del crecimiento y la inflación futura en Europa, y en el mercado se descuenta que, una vez más, el presidente de la institución, Mario Draghi, se verá obligado a recortar las últimas previsiones.

La institución presentará el próximo 7 de marzo sus nuevas previsiones para la economía europea

«Lo que está claro es que el clima ha estado cambiando en un modo fundamental, no solo de un modo transitorio y eso tiene que ver con la situación del comercio global y las incertidumbres», ha reconocido Praet, quien afirma que «no estamos aún en una etapa de círculo vicioso. No lo creo así, pero estamos cerca de eso».

La reciente debilidad de la economía ha alejado, a ojos del mercado, la posibilidad de que el BCE eleve los tipos de interés durante el presente ciclo, algo que parece casi descartado para este año. De ser así, Draghi, que culmina su mandato el próximo 31 de octubre, abandonará la institución siendo el único presidente que nunca ha aprobado una subida de los tipos.

Antes que él abandonará el comité ejecutivo del BCE el propio Praet, que será sustituido por el gobernador del Banco Central de Irlanda, Philip Lane el próximo 1 de junio.