El delantero de la Juventus, Cristiano Ronaldo, ha vuelto a Madrid este lunes para inaugurar una clínica de trasplantes capilares con la que dice querer «ayudar a los españoles y a la economía española». El astro se ha asociado al grupo Insparya y es dueño al 50% de la nueva clínica de Madrid, que pretende expandir un negocio que el grupo ya explota con éxito en Portugal, donde cuenta con 10 clínicas.

Ronaldo, sólo seis días después de eliminar al Atlético de Madrid de la Champions League con un hat-trick, ha reaparecido en España subrayando su aprecio por la ciudad: «Me ha dado mucho, no sólo como ciudad, sino también en lo que se refiere a mi vida personal. Mi novia es española, mis hijos han nacido en España, aquí he ganado cosas con el Real Madrid, que ha sido una parte muy importante de mi vida y quiero a los españoles». Durante la jornada, Cristiano Ronaldo ha estado acompañado de su novia Georgina Rodríguez.

El delantero ha explicado que se embarca en esta aventura empresarial porque «la alopecia es un problema muy grande en Europa y en todo el mundo y queremos ayudar a la gente a mejorar su autoestima».

Entre sus motivaciones, el ex del Real Madrid también ha explicado que quiere «ayudar a los españoles y a la economía de España». Cabe destacar que el futbolista fue condenado en enero de este año a 23 meses de prisión y una multa de 18,8 millones de euros por delitos fiscales relacionados con la gestión de sus derechos de imagen. El luso llegó a un acuerdo con la justicia y aceptó su condena, para cuyo veredicto también tuvo que desplazarse a Madrid.