Economía

8 euros, 6 minutos y 200 kilómetros: arranca la era 'ultrarrápida' del coche eléctrico

La estación inaugurada hoy en Lopidana (Álava), permitirá cubrir la rúta entre la frontera con Francia y Madrid con una unica carga.

Un usuario recarga su vehículo eléctrico en la nueva estación 'ultrarrápida' de Lopidana (Álava).

Un usuario recarga su vehículo eléctrico en la nueva estación 'ultrarrápida' de Lopidana (Álava). Mikel Segovia

Si tiene seis minutos, ocho euros y un coche eléctrico de alta capacidad, su vida ha comenzado a cambiar. Por ahora lo hará de modo ocasional, puntual y sólo si circula por el País Vasco. Tenga paciencia, este año tendrá la oportunidad de disfrutar de la nueva era eléctrica ultrarrápida en la ruta Madrid-Irún (N-I) o la que enlaza la capital de España con la Junquera (N-II). Este años, en ambos ejes, está previsto instalar cuatro nuevos puntos de carga que dejarán atrás las tediosas esperas de la conducción eléctrica. La siguiente también se anuncia en Euskadi, la localidad vizcaína de Ugaldebieta, en la Margen Izquierda del Nervión.

Desde esta mañana, los conductores eléctricos, en especial los que circulen entre Francia y Madrid deben apuntar en la agenda de su vehículo un punto clave: Lopidana, una pequeña localidad alavesa, por la que circula la N-I y en el que en su punto kilométrico 350,5, en la estación de servicio de Repsol, se ha inaugurado la que es la primera estación de carga ultrarrápida no sólo de España sino del sur de Europa y que se suma a la poco más de una veintena similares que operan ya en la UE.

 

Esperar media hora para cargar la batería del coche empezará pronto a ser caso del pasado. Por el momento, los promotores de la primera estación ultrarrápida de nuestro país ha asegurado que con la nueva instalación se multiplica hasta por catorce la velocidad y capacidad de carga de la nueva instalación que hoy ha inaugurado el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz.

Entre Francia y Madrid

Los nuevos ‘surtidores’ eléctricos ofrecerán un máximo de 350kw de manera simultánea para la recarga de dos vehículos y de hasta 175 kw para cada uno si se trata de cuatro vehículos. Se estima que una carga media por el importe de 8 euros, a razón de 18 Kw/h permitan carga suficiente para realizar hasta un máximo de 200 kilómetros. Es el trayecto estimado entre la frontera con Francia y Madrid con un único ‘repostaje’ eléctrico. A ello responde precisamente la elección del municipio de Lopidana (Alava), ubicado a 130 kilómetros de la frontera y a 330 de la capital de España.

La nueva terminal de carga permitiría por tanto no sólo llenar el ‘depósito’ eléctrico -la batería- en un tiempo similar al de un repostaje de gasolina o gasoil, (entre 6 y 13 minutos) sino hacerlo a menos de la mitad de coste -hasta una tercera parte en algunos casos- que un repostaje tradicional.

Los tiempos y los niveles de carga facilitados hoy responden en realidad a la mejor de los escenarios; vehículos con máxima capacidad de carga, 100% eléctricos, y con la estación a pleno rendimiento. A partir de ahí, el tiempo dependerá de las condiciones de cada vehículo, si bien, en cualquier caso estará muy por debajo la capacidad que hoy ofrecen las estaciones de recarga “rápida” o “superrápida” que ya funcionan en nuestra red de carreteras. Solo Repsol cuenta con 31 ‘gasolineras’ eléctricas superrápidas.

La estación inaugurada hoy por los máximos responsables de Repsol e Ibil, -empresa impulsada por Repsol y el Ente Vasco de la Energía para el desarrollo eléctrico-, así como del Gobierno vasco y resto de instituciones del País Vasco, ha supuesto una inversión de 500.000 euros. Sus cuatro puntos de recarga incorporan conectores estándar de Combo CCS (hasta 350 kW) y CHadeMO (Hasta 100Kw). Su puesta en marcha se enmarca dentro del proyecto europeo E-VIA FLEX-E que prevé el despliegue de una red piloto de 14 instalaciones similares en distintos corredores europeos en España, Francia e Italia.

La evolución en los últimos años en la capacidad de recarga ha sido imparable. Lejos quedan los puntos de recarga básica iniciales, las cargas monofásicas con una potencia de hasta 7,4kW y en los que se requería hasta 14 horas de recarga. Incluso la trifásica o ‘semirápida’ (822kW) y 1,5 horas de espera. Después llegaron las denominadas cargas rápidas, de hasta 50kW de potencia que permitían la recarga de una batería en alrededor de media horas y más recientemente las consideradas superrápidas (150 Kw) y con 15 minutos estimados para la recarga. La nueva generación de ‘surtidores’ eléctricos que hoy se ha inaugurado en el País vasco dispara la potencialidad de estos terminales hasta los 350 Kw y una espera que oscilará entre los 6 minutos, en el mejor de los casos y los 13 minutos en otros.

Un proceso «imparable»

El director general de Ibil, Aitor Arzuaga ha asegurado hoy que la progresión en la demanda de este tipo de energía es imparable y que la utilización de este tipo de puntos de recarga también. “El uso se está duplicando cada seis meses. Esta nueva estación creemos que estará a pleno rendimiento a finales de este año o comienzos del próximo. A lo largo de este 2019, Ibil inaugurará las otras cuatro estaciones “ultrarrápida” que ya tiene proyectadas y cuyas ubicaciones aún mantiene en secreto a excepción de la anunciada hoy por Josu Jon Imaz, que se pondrá en marcha en Ugaldebieta (Vizcaya).

Imaz se ha felicitado hoy por la puesta en marcha de la infraestructura que ha señalado que es la culminación de nueve años de trabajo e investigaciones, “lo que nos ha permitido tener más experiencia y conocer mejor los modelos de negocio en el sector de la automoción”.
La consejera de Promoción Económica del Gobierno vasco, Arantza Tapia, ha defendido la necesidad de seguir dando pasos en este sentido. Ha recordado que no se podrá hacer “todo de una vez” y que requerirá una progresión desde unos modelos de automoción hacia formulas limpias, “pero es algo imparable”.

La activación de la estación eléctrica ultrarrápida de Lopidana coincide con la puesta en marcha de los planes ‘renove’ y apoyo al vehículo eléctrico del Gobierno vasco y el Ejecutivo de Pedro Sánchez y que contemplan ayudas que oscilan entre los 3.000 y los 6.500 euros por la compra de automóviles 100% eléctricos.

Comentar ()