La actividad de la industria manufacturera de España cayó en junio a su nivel más bajo en los últimos seis años, según refleja el índice de gerentes de compras (PMI, por sus siglas en inglés), elaborado por IHS Markit, que se situó en el sexto mes del año en los 47,9 puntos, desde los 50,1 registrados el mes anterior.

La actividad se vio afectada debido a que la producción y los nuevos pedidos descendieron por los indicios de deterioro de las condiciones de mercado, informa Europa Press. En consecuencia, según ha asegurado IHS Markit, se registraron recortes de empleo por segundo mes consecutivo y hubo caídas en la actividad de compras.

El nivel de contracción en junio fue el más fuerte registrado desde abril de 2013. Asimismo, la caída en la producción de la industria manufacturera fue la primera que se observó en más de cinco años y medio, al tiempo que la caída de nuevos pedidos también es la mayor desde la primera mitad de 2013.

Las manufacturas españolas se desploman.

Las manufacturas españolas se desploman. IHS Markit

De su lado, la caída en la producción y nuevos pedidos, además del exceso de capacidad, generó la mayor tasa de destrucción de empleo en más de un lustro.»El sector manufacturero de España entró en territorio de contracción en junio, y su respectivo índice PMI alcanzó el nivel más bajo en más de seis años.

Los últimos datos indican que existe una gran posibilidad de que el sector industrial resulte un lastre para la actividad económica total en el segundo trimestre», ha subrayado el economista de IHS Markit Paul Smith.Por otro lado, las fábricas decidieron hacer frente a las necesidades de producción utilizando los stocks existentes en lugar de hacerse con nuevos insumos, por lo que los inventarios de productos en almacén se redujeron por quinto mes consecutivo y al ritmo más rápido desde febrero de 2013.

De cara a los próximos 12 meses, la industria manufacturera española se mostró «optimista» con respecto a que la producción aumentará a pesar de las tendencias negativas actuales. «El sector está siendo golpeado por un entorno económico desafiante, caracterizado por continuas tensiones en el comercio mundial e incertidumbre política», ha apostillado Smith.

Caen las matriculaciones

No obstante, esta caída de las manufacturas coincide con un nuevo dato negativo de las matriculaciones de turismos y todoterrenos en España, que cerraron el primer semestre del año con un volumen de 692.472 unidades, lo que supone una disminución del 5,7% si se compara con dicho período del año anterior, según datos publicados por las asociaciones de fabricantes (Anfac), concesionarios (Faconauto) y vendedores (Ganvam).

En junio, las entregas de automóviles alcanzaron un volumen de 130.519 unidades, lo que supone un 8,3% de caída. Esta bajada se produce por el comportamiento del canal de particulares y por contar con un día laborable menos, situándose como el peor mes de junio desde 2015.

En el sector ya se habla de crisis, puesto que se trata de la tercera caída consecutiva y lo achaca a la incertidumbre de los consumidores.

Por su parte, la vicepresidenta ejecutiva de Faconauto, Marta Blázquez, destacó que en los últimos dos días de junio se acumuló el «grueso» de las matriculaciones, con un total de 35.000 vehículos, muchas de ellas «automatriculaciones».

La directora general de Ganvam, Ana Sánchez, apuntó que los datos evidencian que el sector de automoción está atravesando una situación «delicada», como consecuencia de la inestabilidad política y de la incertidumbre que afecta al cliente.