Economía

Prisa inicia un expediente sobre el 'caso Monzón' entre fuertes presiones para que dimita

Según ha podido saber El Independiente, este órgano “ha iniciado los trabajos destinados a emitir el informe preceptivo que se elevará al Consejo de Administración una vez finalizados los mismos”

logo
Prisa inicia un expediente sobre el 'caso Monzón' entre fuertes presiones para que dimita
Santander elige a Javier Monzón como nuevo presidente de Openbank.

Javier Monzón, vicepresidente de Prisa y consejero de Banco Santander. Europa Press

Resumen:

La inestabilidad vuelve a dominar el Consejo de Administración de Prisa. La imputación de su presidente, Javier Monzón, dentro del escándalo de la presunta financiación ilegal del PP de la Comunidad de Madrid, ha vuelto a generar un cisma en su alto mando. El afectado trata de aferrarse al cargo a sabiendas de que su principal apoyo es Banco Santander, con un 4% de las acciones y con una evidente influencia en el grupo. Mientras tanto, Amber Capital (29,5%) ha iniciado maniobras para tratar de desahuciarle de su puesto lo más rápido posible, pero, de momento, sin éxito.

Según ha podido saber El Independiente, esta semana se ha reunido la Comisión de Nombramientos y Retribuciones de la compañía, que está presidida por la consejera Sonia Dulá; y en la que el dueño de Amber Capital, Joseph Oughourlian, figura como vocal. Tal y como se explica en una nota interna, este órgano “ha iniciado los trabajos destinados a emitir el informe preceptivo que se elevará al Consejo de Administración una vez finalizados los mismos”.

En otras palabras, ha comenzado una investigación sobre el efecto que tiene sobre la imagen y el gobierno del grupo la imputación de Monzón, quien ejerciera de presidente de Indra entre 1993 y 2015; y quien compatibiliza su cargo en Prisa con el de presidente ejecutivo de OpenBank, la filial de banca digital de Santander.

Captura de la nota interna de Prisa.

Dentro de la nota, se incide en que “la Comisión llevará a cabo sus actuaciones (…) con rigor, profesionalidad e independencia, haciendo un seguimiento continuo de los acontecimientos que puedan tener lugar en relación a este asunto”. Entre ellos, se entiende, la declaración ante el juez de Monzón, que está programada para el próximo 4 de octubre.

La pregunta es el tiempo que invertirá el Comité en esta labor, toda vez que el principal accionista del grupo, Amber Capital, ha exigido al presidente de Prisa que se marche por la vía rápida. Ante estas presiones, desde el entorno de Monzón han transmitido en los últimos días una pregunta: ¿y qué ocurriría si dimite y el juez decide retirar su imputación tras prestar declaración?

Una relación difícil

La sensación que tienen desde Amber Capital es que el presidente de Prisa trata estos días de ganar tiempo para intentar que baje el suflé que se infló el pasado agosto, cuando la Fiscalía Anticorrupción solicitó su imputación, confirmada hace dos semanas.

Desde el entorno del grupo de inversión inciden en que los procesos judiciales pueden llegar a alargarse durante varios años, de ahí que apelen a la responsabilidad de Monzon para dimitir y evitar el daño que ocasionaría en la compañía, dedicada -recuerdan- a un sector que debe mostrar una especial sensibilidad para con la corrupción, como es el de los medios de comunicación.

Fuentes del Consejo de Administración recuerdan que la relación entre el dueño de Amber Capital, Joseph Oughlourlian y el chairman de Prisa no es especialmente buena. De hecho, desde el fondo le han acusado de querer tener un protagonismo en las operaciones del grupo que no le corresponde, dada su ausencia de poder ejecutivo. También critican su retribución -con un tope de 500.000 euros anuales-, que consideran que es elevada para la labor que realiza.

Las posturas están enfrentadas en la cúpula del grupo y la Comisión de Nombramientos y Retribuciones deberá pronunciarse tarde o temprano al respecto. Hay que recordar que el reglamento del Consejo de Administración de Prisa contempla que “todo consejero deberá informar a la sociedad (…) en el caso de que fuera llamado como investigado, resultara procesado o se dictara contra él auto de apertura de juicio oral en una causa penal por cualquier delito y del acaecimiento de cualesquiera otros hitos procesales relevantes en dichas causas”.

A partir de ahí, el grupo deberá decidir si Monzón debe continuar en su puesto, en caso de que se niegue a dimitir. Preguntadas hace unos días por este periódico, las fuentes oficiales de Prisa afirmaron que la compañía respetará «en todo momento lo previsto en su reglamento y en la legislación vigente”.