Tendemos a pensar que los que se quedan es porque no tienen más remedio. Pueblos pequeños en los que sólo viven quienes no tienen otra opción, aquellos que a la mínima que pasase un autobús se montarían sin dudarlo hacia las ciudades.

Pero muchos de los que habitan la conocida como España vacía, o vaciada, se mantienen para que esta no desaparezca, para que un día podamos cambiarle el nombre. Se quedan para que sus costumbres no se pierdan, para que su comida no pase de moda, para que su hogar no se destruya. Muchos manteniendo oficios en los que son los últimos. Trabajando sabiendo que son los grandes olvidados, que sería más fácil irse y empezar en un lugar donde el público no escasee, el wifi funcione correctamente y los bares no cierren.

«Yo me quedo porque no quiero que se pierda este oficio, este olor, este sabor. Me quedo porque quiero que esta escuela siga abierta, porque con mi trabajo puedo hacer que otros vuelvan», dicen a coro algunos de los que optaron por no irse, por no tomar la vía fácil. Sus voces las recoge ahora Correos en su campaña navideña en la que presenta CorreosMarket.es, que «promociona a los productores y productoras locales que deciden quedarse».

Se trata de un mercado online donde poder dar visibilidad a sus productos y ofrecer propuestas innovadoras que reviertan en el desarrollo de sus negocios, sus familias y por tanto, de sus comarcas. De un soporte donde todos aquellos que quieran desarrollar una actividad fuera de los núcleos urbanos, llenando esos medios rurales que hemos ido denostando, lo tengan mucho más fácil. Es un escaparate que les impulsa y les permite continuar.

«Nuestros protagonistas no han decido quedarse por cobardía ni por conformismo, lo hacen porque han elegido esa forma de vida con todos sus pros y sus contras. Poder desarrollar su vocación, vivir cerca de la naturaleza, apostar por la tierra en la que están sus raíces y elegir el lugar más adecuado para poder criar a sus hijos, son las razones para reivindicar la vida en el pueblo», argumentan desde la empresa que ha desarrollado este mercado digital con la intención de aportar su granito de arena al reto demográfico.

Para ellos, «el comercio electrónico es una valiosa herramienta para impulsar el desarrollo económica de los productores y artesanos». Y muchos de ellos no tienen la oportunidad de poder usar este soporte para vender sus productos. Así, de una manera global, más de 150 personas ya forman parte de CorreosMarket.es que se presenta con 6 categorías: alimentación, bebidas, artesanía, moda, hogar y salud y belleza.

«Empezamos en mayo y ya contamos con más de 1000 referencias de productos de calidad, elaborados con ingredientes naturales, que cualquier persona puede adquirir y recibir en su casa a través de Correos», explican. Y aunque lleva ya en marcha unos meses han querido lanzar una gran campaña por Navidad, aprovechando el tirón que este tipo de productos suele tener en esta época del año.

Desde spots en televisión, anuncios en redes sociales, carteles en las calles principales de las ciudades, Correos ha desplegado toda su fuerza para impulsar esta plataforma, para impedir que la España rural sea la vacía, para darles el escaparate que llevan años pidiendo los pequeños productores y artesanos. Para que no se nos olviden nuestros pueblos y menos en Navidad.