Mando de la PlayStation, de Sony.

logo
La PlayStation arrincona a las muñecas de Famosa en las casas de España

Consumo | Economía

La PlayStation arrincona a las muñecas de Famosa en las casas de España

Tras el paso de Papá Noel por las casas de España, millones de niños esperan ansiosos la llegada de los Reyes Magos con una nueva oleada de regalos. Unos presentes en los que, con toda probabilidad, tendrán un lugar destacado las últimas novedades de las industria de las eléctrica y los videojuegos.

A nadie escapa que desde hace ya varios años los juguetes digitales vienen ganando terreno en las casas españolas, a costa de los productos más tradicionales, que hace apenas una década dominaban el mercado de los juguetes.

«Cada año la proporción del presupuesto familiar destinado a juegos se inclina con más decisión hacia los que son digitales. El año pasado ya superaba el 64% y este año estará por encima del 71%. Tan sólo una cuarta parte de los juguetes que se venden en España pueden ser considerados tradicionales», corrobora el estudio Las reglas de juego. Informe de la actualidad del sector juguete 2019, de la EAE Business School.

La industria de los videojuegos facturará en España en 2020 más de 2.000 millones de euros

Según las estimaciones recogidas en el informe, que ha estado dirigido por el profesor Eduardo Irastorza, en 2020, la industria de los videojuegos facturará en España más de 2.000 millones de euros, superando en un 45% los ingresos por la venta de juguetes y juegos tradicionales. En 2018, la diferencia entre unos y otros era del 26,5%.

El predominio de los artículos digitales en las listas de regalos de los niños españoles ha provocado, lógicamente, un vuelco en el ranking de las empresas jugueteras que más facturan en España. Mientras que fabricantes tradicionales como Fábricas Agrupadas de Muñecas Onil S. A. (Famosa) han ido perdiendo terreno de forma paulatina, hasta representar actualmente un 6,5% del mercado, su trono ha ido a parar a las principales compañías de videojuegos, como Sony, propietaria de la videoconsola PlayStation, o Nintendo, que concentran el 10 y el 9,5% de la cuota de mercado, respectivamente.

Además, otras firmas de la industria de los videojuegos como Electronic Arts o Activision Blizzards también han ido ganando posiciones, postergando a grandes grupos jugueteros tradicionales como Hasbro o Mattel, que llevan tiempo sufriendo en bolsa su pérdida de mercado.

«Resulta preocupante que los niños en nuestro país limiten tanto sus juegos a experiencias únicamente visuales, estáticas y con un nivel trato y conocimiento personal escaso y distante como es el caso de la inmensa mayoría de los videojuegos», observa Irastorza, quien defiende que «a esta amenaza es preciso responder poniendo de relieve los valores educativos y participativos de los juguetes físicos. Sin duda en esta batalla es imprescindible contar con el respaldo de la comunidad educativa».

España, en el ‘top ten’

En cualquier caso, las transformaciones de la industria juguetera no han impedido a España mantenerse como uno de los principales mercados del mundo en exportación de juguetes. El país ocupa la décima posición en el ranking global, que está encabezado por China, Estados Unidos y Alemania.

Con una tasa de crecimiento en el año del 6,8%, España ha exportado en el último ejercicio unos 2.046 millones de dólares (1.844 millones de euros) en juguetes, según el informe del EAE. Polonia, Francia y Reino Unido destacan como los mercados que más han aumentado su demanda de juguetes fabricados en España.

Cataluña desbanca a Valencia como la región de mayor importancia para el sector juguetero

Estas exportaciones están dominadas por juguetes de corte tradicional, siendo las muñecas, los naipes, los triciclos, los patines y los coches a pedales los productos que han experimentado un mayor crecimiento de su demanda.

En España tradicionalmente la industria del juguete ha tenido un arraigo especial en la zona levantina y, dentro de esta en la Comunidad Valenciana. Sin embargo el estudio determina que actualmente Cataluña la ha sobrepasado en número de empresas de un sector que se encuentra muy atomizado. «Por su parte, la Comunidad de Madrid, la más dinámica de España en la última década y la que mayor incremento de su tejido industrial ha experimentado, se ha sumado al pelotón de cabeza a gran velocidad y con contundencia», subraya el informe.

Comentar ()